.
CONSUMO Conozca las claves para pagarle a su empleada doméstica
viernes, 14 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co

Ya no hay razones para que usted no afilie a su empleada doméstica a una caja de compensación, alegando altos costos por poco tiempo de labores; ni para que las trabajadoras evadan este beneficio, porque serían excluidas del régimen subsidiado de salud y del Sisbén.

“Complementario al decreto 721 de 2013, el Gobierno expidió el 2616, no solo para empleados domésticos, sino también para los de tiempo parcial”, explica el viceministro de Empleo y Pensiones, el abogado Juan Carlos Cortés González.

El tiempo tampoco puede ser pretexto. Las disposiciones del 721, expedido en abril del año pasado, son de “obligatorio e inmediato cumplimiento”. Y el 2616, firmado hace cuatro meses y en aplicación desde febrero pasado, también tiene este rigor. Aunque “el Ministerio de Trabajo entiende que estamos en una etapa de divulgación”, agrega.

Tiempo completo
Según Cortés, la última norma “rompe con las excusas” porque su contenido llena los vacíos que dejaba su antecesora. Para aclarar las dudas, los dueños de casa pueden acudir a las mismas cajas de compensación o a las oficinas regionales del Ministerio.

Es importante precisar qué tipo de empleada tiene usted. Hay dos tipos. Las de tiempo completo, que laboran los 30 días. Para sus casos se debe cumplir con el decreto 721, que ordena que se les pague no menos de un mínimo, hoy $616.000 ; sean afiliadas a una caja de compensación; se les cotice en un fondo de pensiones, y estén protegidas por riesgos laborales.

Cada trabajadora escoge su caja de compensación. De estas recibirá una cuota de subsidio familiar de $24.000, por pariente dependiente; hasta 135 salarios mínimos, como subsidio de vivienda de interés social; acceso a turismo, educación, recreación y crédito social, y un seguro por desempleo que cubre hasta seis meses sus pagos por salud, pensiones y cuotas.

Las trabajadoras por día no están expuestas a perder sus beneficios como población subsidiada. Por el contrario, deben ser afiliadas con un pago proporcional a los días que trabajan.

El decreto 2616 “es una sombrilla que facilita el cumplimiento del 721”, explicó Cortés. La norma denominó la retribución que debe recibir la empleada, de que una semana son siete días; ocho días, dos semanas; y así, sucesivamente. Por semana, el costo son $24.000.

La suma será para cubrir el sistema integral de seguridad social, que les otorga protección en pensiones, acceso a una prima o ahorro individual, prestaciones del sistema de riesgos laborales; derecho a indemnizaciones, subsidios por incapacidad, y pensión de invalidez y sobreviviente.

La meta estatal es que en agosto haya 100.000 afiladas
De 730.000 empleadas domésticas censadas a través de encuestas de hogares en el país, hasta diciembre de 2012 había 90.000 con seguridad social, afiliadas a cajas de compensación y cotizantes en un fondo de pensiones. Y otras 8.000, solo estaban cobijadas a una caja de compensación. Las estadísticas del Ministerio de Trabajo indican que esa segunda cifra aumentó a 45.000 trabajadoras, luego de que en abril del año pasado comenzó a regir el decreto 721.

“Esperamos que la afiliación crezca, porque no hay excusas. La proyección del Gobierno es que en agosto de este año, por la norma 2616, lleguemos a 100.000”, dijo el viceministro de Empleos y Pensiones, Juan Carlos Cortés González. “La meta es avanzar progresivamente, hasta llegar a las más de 730.000, descontando las ya 90.000 afiliadas”.

La opinión

Juan Carlos Cortés González
Viceministro de Empleos y Pensiones

“Esperamos que la afiliación de domésticas crezca, porque no hay excusas. Estos decretos son un paso adelante para formalizar su seguridad social”.