.
CONSUMO Café ¿por qué debemos tomarlo?
viernes, 13 de diciembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ana María Sierra Restrepo

El café nos ofrece su mágico aroma y sabor para momentos más placenteros: nuestro colombianísimo tinto para el inicio de la jornada de trabajo, el gusto espumoso de un cappuccino en la sobremesa del almuerzo o la frescura de un frappé de café para una tarde de risas.

En todas sus preparaciones el café es la bebida más apreciada por los colombianos: El 90% considera el café la bebida nacional y 84% la mejor excusa para compartir, 81% dice que un buen anfitrión siempre ofrece café y 84% que el café es nuestra carta de presentación ante el mundo, según el estudio ¿cuánto sabe Colombia de café?, realizado para el Programa Toma Café en mayo 2013.

El café para el consumidor colombiano es sinónimo de bienestar y sentido de pertenencia, es la bebida para compartir en familia o con los amigos. El café se comparte en casa, en el lugar de trabajo, en ocasiones especiales y en tiendas especializadas. Es la bebida nacional alrededor de la cual se conversa y se construye futuro.

Pero, ¿cuáles son los motivos que nos llevan a preferir el café?
Los motivos para preferir el café son tan versátiles como la bebida misma: hay una preparación especial de café para cada motivo y para cada ocasión, todos ellos asociados a bienestar. El café nos transmite vitalidad, sentido de pertenencia, confianza y es la bebida por excelencia para socializar.

Las motivaciones de consumo frente a las bebidas están ancladas en factores psicológicos que varían frente a las diferentes ocasiones de ingesta: bebidas que nos hacen sentir liberados, otras que nos hacen sentir parte de un grupo y nos invitan a compartir, bebidas que nos reafirman en nuestro yo, dándonos argumentos de reconocimiento y estatus, y bebidas que nos hacen sentir seguros y bajo control. Las estrategias que asume el consumidor no son excluyentes pero ayudan a caracterizar perfiles de profundas motivaciones y satisfacciones, según la ocasión.

En Colombia, el café en sus diferentes preparaciones ocupa espacios diferenciados, todos ellos sinónimo de bienestar para el consumidor: el café negro o tinto está asociado a una arraigada tradición que nos ayuda a sentirnos cerca de los demás, es un generador de conversaciones, ayuda a sentir impulsos de energía y vitalidad, mejora el estado de ánimo y hay a quienes les ofrece relax. Es la bebida del anfitrión en el hogar y en el trabajo, y hace que quien llega se sienta bienvenido y acogido.

El café con leche está asociado al calor de hogar, evoca la seguridad de la madre con quien aprendimos a tomarlo y fortalece los momentos felices compartidos en familia. Ayuda a experimentar una sensación de bienestar y alimenta. Permite que uno se sienta cómodo y a gusto.

Las nuevas bebidas con base en café, introducidas por las tiendas especializadas, son las preferidas de los jóvenes y se adaptan a su estilo de vida: el cappuccino está asociado a la exclusividad y el gusto de sentirse especial, es la bebida de la indulgencia y la mejor para “consentir”; y el frappé y los cafés fríos, son la mejor disculpa para invitar y conquistar.

En adelante, cuando disfrute un granizado para encontrarse con esa persona especial, el perfume de un espresso para el cierre de un negocio, el sabor de un carajillo en una tarde fría, sienta la pasión y el saber hacer de quienes, a lo largo de la cadena cafetera, del árbol a la taza, están detrás de esa experiencia de aroma intenso y el sabor único del mejor café suave del mundo.

El boom de las tiendas especializadas
El consumo del café fuera del hogar viene registrando un alto crecimiento y una muestra son los estudios de la Federación Nacional de Cafeteros y Synapsis que indican que en 2008 el 30% del volumen de café consumido era fuera del hogar, cifra que en 2012 subió a 50%. Las tiendas especializadas han sido generadoras del interés por nuevas preparaciones de café, como cappuccino, frappés., entre otras.