.
ARCHIVO Ventas de alimentos se duplicarían si se aprovecha a China
sábado, 17 de mayo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Cinthya Ruiz Granados - cruiz@larepublica.com.co

China, el segundo comprador de las exportaciones de Colombia, es un mercado que si se aprovecha podría duplicar las ventas externas del sector agropecuario, específicamente las de alimentos.

Hoy, la mayoría de los productos que compra China de Colombia son commodities. Pero hay un sector que si cae en cuenta de la importancia de este mercado podría aumentar sus exportaciones considerablemente.

El agro tiene la oportunidad de crecer gracias a los 1.350 millones de habitantes del país asiático. Hay gran potencial en todo tipo de carnes y hortalizas, que podría aumentar las ventas que en 2013 cerraron por US$5.102 millones y en el primer trimestre de este año han sido de US$1.313 millones, de esta cifra solo US$3,2 millones pertenecen al sector agro.

Según Carolina Lorduy, directora de la Cámara de Alimentos de la Andi, en la clase media de China está el potencial consumidor para aumentar las ventas de alimentos. “China es significativo por su increíble crecimiento de clase media y por consiguiente demanda bienes en número y en sofisticación. Posicionarnos en el mercado chino con productos alimenticios con valor agregado perfectamente podría significar duplicar nuestras exportaciones”.

El problema para que el agro sea potencial, según Carlos Ronderos, exministro de Comercio Exterior, está en que no existe una política agraria. “Nos falta una política clara, eficiente y de carácter industrial. China es el mercado de comida más grande que tiene un déficit enorme porque no tiene tierra para cultivar”.

Por eso es necesario que el empresario exportador conozca el potencial de mercado que tiene en frente. “Colombia no tiene oferta exportable distinta a commodities. China importa toda la comida del mundo, sacan 300 millones de personas de la pobreza al año y esos son consumidores que no hemos aprovechado”, agrega Ronderos.

Otra característica que tiene el país asiático es que su poder adquisitivo ha venido aumentando y, por ello, no se debería dejar escapar. Alejandro Vélez, vicepresidente técnico de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), dice que “al tener más recursos cada vez demandan más alimentos, les interesa una mejor dieta, diversifican su canasta alimenticia, lo que lo hace muy atractivo para la industria”.

No obstante, el principal reto es aumentar los productos exportables del sector para mejorar los niveles de ventas.

“Este país tiene una gran particularidad y es que a pesar de su producción agrícola, nunca será superavitario, nunca podrá autoabastecerse y cada vez que China necesita demandar algo son millones de toneladas”, asegura Vélez.

También hay que tener en cuenta que si las reservas de petróleo de Colombia no son más de siete años, en el agro estaría la sustitución, señala Ronderos.

Por ahora solo commodities
En este momento, China solo necesita de los commodities de Colombia. La demanda de petróleo, metalúrgica, ferroníquel y carbón, representó en el primer trimestre de este año, 9,7% del valor total de las exportaciones.

Históricamente, el porcentaje de productos colombianos vendidos a China han sido 90% commodities. Fabio Moscoso, investigador de la Universidad EAN, explica que no compran un producto distinto a los commodities porque hay otros países que son más competitivos en precios o China los produce más baratos con mayor valor agregado. “Los alimentos, manufacturas, ropa colombiana son bienes que no tienen una demanda sofisticada, por eso no son interesantes”.

Empresarios deben perder miedo
América Latina hace negocios con China bajo el TLC. Por ejemplo, Chile fue el primer país latinoamericano en apoyar al gigante asiático en su entrada a la Organización Mundial de Comercio (OMC) y eso incentivó a la firma de un tratado en 2006. Hoy, ocho años después de la entrada en vigencia de su TLC, China es el principal comprador de Chile.

Perú firmó el TLC con la segunda economía del mundo en 2010 y desde ese entonces sus exportaciones han venido en aumento. Costa Rica lo firmó en 2011, y en México el interés está entre sus gobiernos.

Ronderos asegura que los empresarios deben perder el miedo y no pensar en China como un enemigo sino como un aliado estratégico. “El comercio con China debe pensarse en alianzas para que sus empresas vengan y se instalen acá, que se utilicen los encadenamientos y crear cadena de valor, con normas de origen, capital de trabajo colombiano y mirar hacia el mercado global”.

No hay luz verde para negociar un tratado de libre comercio con el gigante asiático
En 2012, el presidente Juan Manuel Santos en su visita a China mencionó que se estaría estudiando revisar un acuerdo de libre comercio con este país. Sin embargo, en septiembre de 2013 se canceló está posibilidad cuando el Gobierno decidió no avanzar con el primer encuentro de negociación. Ricardo Duarte, presidente de la Junta Directiva Cámara Colombo China de Inversión y Comercio, dice que la promesa de Santos de revisar las negociaciones se darían en un año y no se cumplieron “¿Colombia perdió la cara con China?”. Además, no es claro el avance con el Asia Pacífico. El TLC con Corea del Sur está parado en Congreso y por panorama electoral no se aprobaría y Japón se encuentra en negociación.

Las Opiniones

Carolina Lorduy
Dir. Cámara de alimentos de la Andi

“Posicionarse en el mercado chino con productos alimenticios con valor agregado perfectamente podría significar duplicar nuestras exportaciones”.

Alejandr Vélez
Vicepresidente técnico de la SAC

“China siempre será muy importante para nosotros porque a pesar de su producción agrícola, nunca será superavitario, nuncapodrá autoabastecerse”.