.
ARCHIVO Tecnología para medir nutrición de forrajes
martes, 28 de enero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

La alimentación del ganado es una actividad vital porque define la calidad de la carne y los lácteos producidos. Sin embargo, ser riguroso con el momento exacto en que el pasto puede ser consumido no es sencillo y esta precisión puede hacer la diferencia en sus productos.

Los ganaderos usualmente recurren, como se dice popularmente, al “ojímetro” para tomar estas y otras decisiones relacionadas con las condiciones del forraje que nutre a las reses.

La Universidad de La Salle trajo al país el Plato medidor de praderas o Rising plate meter (en inglés)  que permite medir el pasto y prever cuál es el mejor momento para que el ganado se alimente.

La herramienta está pensada como un aliado en la búsqueda de estándares de calidad que le permitan al productor hacerse competitivo y aprovechar los TLC para exportar.

“El Plato medidor de praderas permite  optimizar el forraje en función del crecimiento, cantidad de nutrientes y disponibilidad de la pradera para el momento en que sea consumido por el ganado”, explica Iván Calvache, docente del programa de Zootecnia de la Universidad de La Salle.

Lo anterior concede, entre otras cosas, la posibilidad de establecer con anterioridad el número exacto de animales que pueden alimentarse en un área específica, pues, basados en las variables climáticas y de manejo, se calculará el crecimiento de la pradera. 

En cuanto a los efectos, Calvache lo resume así: “las condiciones climáticas como temperatura, requerimiento hídrico y luminosidad hacen que el pasto tenga, como cualquier vegetal, un tiempo perecedero, considerando obviamente el efecto del tipo y calidad de suelo; es tan sencillo como que si el ganado no consume buen pasto en términos de composición química y disponibilidad de la pradera, no está bien alimentado, por lo cual, no tendrá un buen rendimiento en términos de producción y calidad de producto”.

El experto advierte que en el país es muy usual el consumo de  forrajes maduros o  lignificado. Al conocer el ciclo del crecimiento del pasto, se sabe en qué momento este tiene la mayor cantidad de nutrientes que es cuando puede aportarle al crecimiento del ganado.

En el caso de la leche, por ejemplo, la Universidad cita estudios científicos que aseguran que el consumo de forrajes en el momento óptimo del pastoreo incrementa la concentración de grasa y proteína en la bebida.

Una de las soluciones de tecnificar el proceso es aprovechar al máximo la base alimenticia en los bovinos, en consecuencia disminuir las pérdidas económicas.

Otro de los problemas que resuelve es el de establecer el punto óptimo de cosecha. Bien sea pastoreando con animales o cortando con máquina, el primer paso para podar un área es estimar la materia seca de la pradera, y el plato permite hacerlo con mayor frecuencia.

¿Cómo funciona?
El Plato medidor es un invento que se desarrolló en Nueva Zelanda y se describe como “herramienta de gestión de las explotaciones”.

Para instalarlo, se debe hacer presión sobre el pasto. El plato circular, ubicado alrededor del bastón, mide la altura comprimida del forraje.

 Luego el sistema toma los datos, los reemplaza en una ecuación previamente elaborada bajo las condiciones de cada país (región, clima y estación) para  calcular la cantidad de kilogramos de material seco y proyectarlo por hectárea. 

Eduardo Clavijo, co-investigador, aclara que la herramienta solo es efectiva si se acompaña de un plan para mejorar la competitividad y producción.

“Es posible aumentar las ganancias hasta en 10% frente al método tradicional”, asegura Clavijo con respecto a los cambios en la dinámica de la producción.

El ahorro se ve reflejado también en factores como el tiempo que usualmente se invierte para el aforo de la pradera, así como el gasto en mano de obra.

“El plato facilita el manejo de los niveles nutricionales porque al proveer datos más certeros se sabe qué extensión de tierra se requiere para cada ganado, también ayuda con el monitoreo previo y posterior para saber la oferta de forrajes y así los ganaderos podrán administrar  mejor el recurso”, aconseja el experto.

Los aforos rudimentarios quedaron atrás en regiones como Antioquia, Boyacá y la Sabana de Bogotá, donde ya se puede adquirir el plato.

Una herramienta al alcance de todos
El plato medidor es una herramienta de fácil uso que puede ser manipulada por cualquier persona, es decir desde el trabajador de la finca hasta el administrador o dueño. Sólo requiere una leve inducción que no tiene ningún nivel de profundidad y exigencia para prevenir el desperdicio de pasto evitando que se pastoree más de lo necesario. 

Tips para utilizar el plato medidor de pasturas

1 Para que el resultado sea óptimo, es recomendable Utilizar el plato medidor con frecuencia de dos a tres días y asegurarse de que lo esté haciendo de la manera correcta siguiendo las instrucciones.

2 Este ejercicio le facilita el tener que medir el crecimiento de la pradera. ya no tendrá que hacer los aforos a mano con corte de pasto y se evitará el esfuerzo físico.

3 Con el plato puede calcular la tasa de crecimiento y la oferta forrajera con precisión, pues la herramienta no mide la superficie sino que tiene en cuenta la altura comprimida.

4 Puede conseguirlo con la Universidad de La Salle, donde además recibirá la respectiva capacitación y las ecuaciones para los diferentes tipos de praderas del país.

5 Si bien el plato es para exteriores, para extender su vida útil evite ponerlo a la lluvia o al sol en exceso, tampoco golpee el disco o el basto del plato y límpielo después de usarlo.

Las opiniones

Iván Calvache
Docente de zootecnia de la Universidad de La Salle
“El pasto tiene un tiempo perecedero y si el ganado no consume buen pasto, no tendrá un buen rendimiento en producción”.

Eduardo Clavijo
Co-investigador
“Los beneficios son mejorar el uso de la pradera, optimizar el potencial del forraje y lograr una nutrición más eficiente”.