La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El pronunciado verano que anunció el Ideam desde diciembre del año pasado y que se espera llegue hasta marzo, ha hecho que los ganaderos tengan la necesidad de buscar alternativas para compensar la falta de forraje que ya empieza a ser escaso en algunas regiones del país.

Por esta razón la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), se ha visto en la necesidad  de disponer  de alimentos y suplementos alimenticios para el ganado, en el territorio nacional. El programa que adelanta junto con el Ministerio de Agricultura y la Bolsa Mercantil de Colombia, busca mitigar el impacto que pueda tener el verano,  en la producción de carne y  leche, no solo para los productores, que han sido los que más se han visto afectados, sino también para los consumidores locales y para las futuras exportaciones que de estos productos se puedan derivar. 

 
La iniciativa cobijará a más de 20.000 ganaderos y contará con 44 bodegas de distribución en los principales departamentos y regiones como: Tolima Huila, Caquetá, Nariño, Cauca, Santander, Cundinamarca, Boyacá, Eje Cafetero, Magdalena Medio y la Costa Atlántica, para cuyos propósitos se han invertido cerca de $3.000 millones, según cuenta Marceliano Acosta, gerente de Proyectos Estratégicos de Fedegán. 
 
Los suplementos alimenticios para los rumiantes, tienen como objetivo compensar las deficiencias de las raciones ingeridas, mediante la adición de suplementos ricos en energía, nitrógeno y minerales. Todo esto pensado siempre en obtener los mínimos costos de mantenimiento y producción para que todo se vuelva más económico y se puedan tener mayores ganancias. 
 
Esta forma de suplementar la alimentación del animal, debe suministrarse de acuerdo con la zona donde se encuentre y con los requerimientos que éste tenga. Según  Álvaro Wills profesor de zootecnia del departamento de ciencias para la producción animal  de la Universidad Nacional, lo que deben hacer los ganaderos es mirar qué porcentaje de forraje se pude utilizar, para optimizarlo de la mejor manera posible. Luego se debe empezar a trabajar con algunos suplementos como: bloques multinutricionales, bancos de proteínas, henos o ensilajes.  
 
Rafael Zavala Gómez del Campo, Representante de la FAO en Colombia, explicó que lo que debe hacer el país  es avanzar en estrategias de adaptación al cambio climático que incluyan el desarrollo de materiales tolerantes a la sequía; el uso de genotipos y razas adaptadas al trópico; el desarrollo de sistemas agrosilvopastoriles, y la puesta en marcha de estrategias de manejo animal que se ajusten a los ciclos climáticos del trópico.
 
Programa de semillas 
 
Actualmente el Ministerio de Agricultura, Colombia Humanitaria y Fedegán, trabajan en el programa “Suministro de semillas forrajeras para trópico bajo”, el cual permite a los ganaderos sembrar y recuperar los pastizales que han venido perdiendo como consecuencia de las pasadas  olas invernales y del fuerte verano que asota al país.   
Las semillas son importadas de Brasil y tienen un valor en el mercado de $25.000. Para los pequeños ganaderos, el alivio es del 60% ($10.000) y para los medianos y grandes, es de un 25% ($18.750).
 
Rafael Zavala Gómez del Campo
Representante de la FAO en Colombia
“El país debe avanzar en estrategias de adaptación al clima, que incluyan el desarrollo de materiales tolerantes a la sequía”.