.
ARCHIVO Sillas de montar en el mercado desde $500.000 hasta $12 millones
martes, 12 de mayo de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Teresita Celis Agudelo

La silla de montar es uno de los instrumentos vitales en el mundo equino. Sus fabricantes conforman la llamada industria de la talabartería o el arte de hacer sillas de montar, un oficio artesanal, manufacturado, antiguo y tradicional que pese a llegar a un mercado segmentado, básicamente de la actividad equina, sigue vivo, hace importantes innovaciones y tiene jugadores tan grandes como antiguos. La cuna de las talabarterías en Colombia está en Antioquia.

 Si bien parece un artículo que poco ha variado en el tiempo, los fabricantes han innovado en materiales. Por ejemplo, el fuste (esqueleto o chasis de la silla) tradicionalmente de madera, también se hace de fibra de vidrio y de carbono. Esta última otorga flexibilidad, ergonomía al producto y menos peso a la silla (por debajo de 10 kilos) lo que da comodidad y bienestar al caballo y al jinete. También se innova en diseños y en los materiales, que parten del cuero como la principal materia prima. Por ser un instrumento que implica mucho trabajo a mano, permite personalizarse y hacerse al gusto de quien la compra. Eso sí por eso debe pagar.

Carolina Guarín es socia accionista de la Talabartería PPP, con sede en Medellín, que elabora sillas de montar hechas 100% a mano y es uno de los jugadores del mercado que tiene clientes en el exterior. Para Agronegocios explicó los tipos de monturas más frecuentes en el mundo equino en el país. Básicamente, dice, son tres: galápago utilizados en competencias; de trabajo, vaquería o mayordomía, y tereques usadas en paseos y cabalgatas. “Esto es un arte hecho prácticamente a mano que no se puede hacer en serie porque pierde calidad y tiene una esencia importante en personalizar las sillas y hacerlas al gusto del cliente”. 

Por ello, de eso depende su precio y si hay quien las fabrique, también quien pague por ellas sin escatimar si son $3, $4 o hasta $12 millones lo que valga. Guillermo Londoño, propietario de la talabartería del mismo nombre, dice que la manufactura de una silla especial implica hasta tres meses de trabajo.

Galápagos para chalanería 
Es utilizada en deportes ecuestres, en chalanería y por montadores para las ferias equinas. Es liviana, sencilla, elegante, que por su forma y tamaño permite observar mejor el caballo y le da movilidad.

Para trabajo y cabalgata
Es tipo americana que tiene cabeza adelante. Es el modelo más utilizado para trabajo (las más baratas), pero también en cabalgatas y de acuerdo al tallado y materiales son consideras de lujo y de mayor valor.

Tereque para paseos
Es una montura utilizada en cabalgatas y paseos por su comodidad, tamaño y peso. Tiene un arco en la parte de adelante. Se hacen modelos sencillos o personalizados.

La opinión

carolina Guarín
Socia accionista de la Talabarteria PPP

“Esto es un arte hecho a mano que no se puede hacer en serie porque pierde calidad y tiene el valor de hacerse al gusto del cliente”