.
ARCHIVO Preparándonos para la cosecha cafetera con anterioridad
martes, 11 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Esta  mañana, al tomarme mi primer café, recordé cada uno de los concursos de calidad a los que he tenido la oportunidad de asistir y pensé, especialmente, en los caficultores que se llevaron los primeros puestos. Quiero compartir los secretos que me contaron algunos de este mágico arte para ganar en calidad y en precio.

Recuerdo que don Juan dijo: “Profesor Yarumo, mi secreto  para haber ganado este concurso fue recolectar solo los frutos maduros”. Doña Marleny comentó: “Profe, mi secreto es la fermentación”. Y don Joaquín explicó que se debía a que en su finca no se juntan cochadas (mezcla de café despulpado de diferentes días). 

Al siguiente sorbo de mi taza, recordé que la calidad de nuestro café, el café de Colombia, no depende de un solo factor, depende de un conjunto de actividades  que inician  en el cultivo, se conservan en el beneficio y se reflejan en la taza. Y ya que en algunas zonas del país se está iniciando la cosecha y en otras la traviesa, quiero compartirles algunos consejos porque es el momento de prepararnos para uno de los momentos más importantes de nuestra actividad:  la cosecha cafetera.

Mi primer consejo, para redundar en un mejor precio y en mayor competitividad, es que no espere a que inicie la cosecha para verificar el buen funcionamiento de todos los elementos necesarios. Realice mantenimiento periódico y preventivo de sus equipos de post cosecha con anterioridad.

En segundo lugar, tenga cuidado con la despulpadora, recuerde que esta máquina equivale a la registradora de la finca por donde pasan los frutos por los cuales usted ha trabajado mucho. Acciones como, calibración, camisa en buen estado, engrase, aseo general, rodamientos entre otros son fundamentales para producir un café de excelente calidad y económicamente rentable, al igual que tolva, tanque de fermentación y fosa.

Revise con anticipación que no falte nada; cocos recolectores, estopas, cabuya, pesa y todos los pequeños elementos necesarios deben estar en su haber.

También asegure la disponibilidad de la mano de obra, calculando previamente las semanas en donde más la necesita y el número de recolectores que requerirá. Si es su caso, mantenga en muy buen estado los dormitorios, baños, comedores, etc. El buen trato y una completa alimentación para los trabajadores, son ingredientes adicionales de éxito.

Familia Cafetera, asegúrese que durante la recolección solo se cosechen frutos maduros, la calidad física y sensorial del café depende en gran medida de esta labor.

En cuanto a las enfermedades, no olvide que por cada fruto brocado que se quede en el suelo se pueden infestar 590 frutos del árbol y 150 del suelo. La calidad en la recolección es fundamental como para prevenir el mal. 

Un punto clave y definitivo es el beneficio. En este proceso se conserva la calidad del café obtenida durante la cosecha. 

Por último, no olvide reducir la contaminación. Una ventaja en estos casos es que por donde se analice, todos los residuos resultantes del beneficio del café son útiles. Lo importante es que se manejen con criterios de sostenibilidad.

Después de estos consejos y evocando mi taza de café en la mañana, quiero enviar dos mensajes. Uno a los cafeteros, para que en cada una de las etapas de este proceso continúen preservando la calidad del grano colombiano como lo han hecho durante más de un siglo. El otro, a los amantes del café, para que apoyen acciones enfocadas a valorar el esfuerzo de las familias campesinas  que trabajan por producir café de calidad, el mejor del mundo, con criterios de calidad y sostenibilidad que a todos nos llenan de orgullo.