.
ARCHIVO “Menos subsidios y más bienes públicos”
lunes, 8 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ana María Ibáñez, decana de Economía de la Universidad de los Andes y Phd en economía agrícola, en diálogo con Agronegocios dio su concepto frente a la situación agrícola del país e hizo énfasis en la necesidad de que haya más bienes públicos para la competitividad del sector.

1. ¿Qué opina de que el agro se empeñe en tener subsidios?
El sector empresarial que se dedica a hacer agroexportaciones tiene unos subsidios muy altos, no el sector campesino. Es todo lo contrario, el sector campesino vende sus productos dentro del país por lo tanto no exporta y realmente las ayudas que ha recibido del gobierno son mínimas. 
 
2. ¿Se justifica la oleada de paros?
Políticamente es muy difícil para el Gobierno negociar con los agricultores porque están en unas condiciones bastantes precarias, la ausencia de bienes públicos que son necesarios para una producción adecuada y  un aspecto  importantísimo; la falta de seguridad.  
 
3. ¿Qué piensa de los subsidios?
Más que subsidios, que en algunos casos si se deberían dar, es necesario darle a los campesinos  bienes públicos que se requieren para producir. 
 
4. De estos bienes depende el desarrollo del agro...
Así es, mientras el campo no cuente con infraestructura adecuada de vías, infraestructura productiva especial, asistencia técnica e innovación, es muy difícil un verdadero desarrollo rural. 
 
5. ¿Cuál sería la actitud ideal del Gobierno?  
Generar un marco institucional adecuado para sentarse a negociar con los agricultures, ofreciendo condiciones favorables y sostenibles. 
 
6. Cambiando de tema, cómo es el panorama de informalidad en el sector rural?
En encuestas en áreas rurales que tienen acceso a tierras, se encuentra que, de cada dos personas que tienen acceso a tierra, una persona tiene propiedad informal, esto quiere decir que alrededor del 47% de los pobladores rurales tienen tierras bajo títulos de propiedad informal.
 
7. ¿Cuáles han sido las consecuencias?
Por un lado, cuando no se tiene certeza de la formalidad de la propiedad no se puede hacer un verdadero comercio de tierras y por ende no se dan inversiones sostenibles en el campo. Por otro lado, la informalidad en la propiedad ha facilitado históricamente el robo de tierras. 
 
8. ¿Influye la falta de un Censo Agropecuario?
El Censo Nacional Agropecuario no se hace desde la década de los 70, las buenas prácticas de los censos dicen que deben hacerse cada 10 años y en todos los países hacen censos agropecuarios cada 10 años.  Hay un evidente retraso. 
 
9. Lo mismo sucede con el catastro rural..
Así es, está totalmente desactualizado. Para un ministro de Agricultura es imposible realmente planificar porque no sabe cómo está la producción agropecuaria en el país y cómo está distribuida la propiedad rural de la tierra.
 
10. ¿Qué piensa de la debilidad en la institucionalidad?
Al Gobierno le corresponde fortalecer las instituciones encargadas de los temas rurales y de tierras que son muy débiles. Debe inyectarles recursos porque sino todo se quedará en buenas intenciones.