martes, 10 de febrero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Profesor Yarumo

Les cuento que el Congreso Nacional de Cafeteros que es la máxima autoridad de nuestro gremio, tiene entre otros, un mandato, que consiste en que la caficultura sea climáticamente inteligente.

Una forma de asegurar esto, es obteniendo una muy buena productividad por hectárea y dentro de todos los factores que hacen parte fundamental de esta tarea está la densidad de siembra que es una decisión en la que no nos podemos equivocar.

La densidad de siembra la podemos explicar cómo el número de sitios establecidos por unidad de área.

Para nuestro caso podemos hablar de número de plantas sembradas por hectárea, como la planta tiene ramas y las ramas nudos es allí es donde se forman los granos; al tener más plantas por hectárea produciremos más café.

Pero debemos tener en cuenta dónde están ubicadas nuestras fincas cafeteras para tomar las mejores decisiones. Es por esta razón que debemos tener muy presente las siguientes condiciones:

Disponibilidad de energía

Está ligada con la altura sobre el nivel del mar, pues dependiendo de ésta se presentan diferencias en la temperatura. Por esta razón es un referente para tomar la decisión de densidad de siembra.

Disponibilidad y requerimientos hídricos

Cantidad de agua que el cultivo requiere durante su ciclo productivo. Una de las grandes fortalezas que tiene nuestro país desde el punto de vista comercial es que tiene café fresco todo el año para entregar y esto se debe precisamente a las diferencias geográficas. Ahí radica la importancia de conocer muy bien el ciclo de precipitación (lluvia) de las zonas donde vamos a cultivar nuestro café. Lo mejor de esto, es que Cenicafé tiene la información recopilada de muchos años al servicio de los caficultores.

Así mismo, debemos analizar muy bien si el número de plantas de café sembrados, que deben ir en compañía de árboles de sombrío. Esta práctica también hace parte de lo que se llama adaptación y mitigación al cambio climático.

Edad de la renovación

Al aumentar la densidad de siembra el pico máximo de producción se alcanza más rápido, por esta razón, debemos renovar nuestro cafetal con mayor frecuencia. En pocas palabras, tendremos una muy buena producción en un tiempo más corto utilizando una densidad de siembra adecuada para una zona en específico.

Para tener en cuenta

La densidad máxima del café no es igual para todas las variedades ni zonas, pues depende de las condiciones agroecológicas donde esté ubicada su finca. Para mayor información, los cafeteros de Colombia cuentan con el Servicio de Extensión que trasmite los resultados de investigación de Cenicafé, por esto pregúntele a su extensionista qué densidad de siembra debe utilizar en su zona.

Colombia es café y el café es pasado, presente y futuro. Hoy sabemos que es posible aumentar nuestra productividad y seguir produciendo el mejor café del mundo.