.
ARCHIVO Intenso verano tendrá efecto en la calidad
lunes, 28 de enero de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Uno de los efectos más claros, que seguramente será evidente con la salida de las cosechas, que tendrá el actual verano en el sector agrario, estará en la calidad de los productos.

Así lo han señalado directivos gremiales consultados, quienes consideran que eso afectaría también los precios. 

“Ha habido disponibilidad de productos, es decir, oferta de alimentos, eso no se ha alterado, pero lo que ha pasado es que se ha dañado la calidad que evidentemente ha bajado,  bien sea por altas temperaturas y escasez de agua o por heladas”, dijo el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, Rafael Mejía.
 
El directivo indicó que si bien no hay un balance de la afectación en productos agrícolas de lo que va del verano, señaló que en general todo el sector agropecuario se ha visto de alguna manera perjudicado. 
 
Entre ellos cita los cultivos transitorios. El presidente de la Asociación de Productores de Fríjol de Cajamarca y Anaime, una de las zonas más productoras de este alimento en el país, Jairo Ramos, señaló que el ciclo vegetativo, por el calor y déficit de agua, se ha reducido de cuatro a dos meses, afectando la calidad del fríjol porque ha salido bajo de peso y pálido.  
 
La pérdida de la calidad puede generar escasez de alimentos en el mercado e incremento  en los precios  llevados al consumidor. 
  Sin embargo, pronosticado por el Ideam, se sabía que venía una época seca. Entonces ¿los cultivadores no se prepararon? 
 
A esto Mejía responde   que la única preparación, en el caso de los cultivos que requieren agua y que han sufrido por sequía, es invertir en construcción en sistemas de riego y drenaje, que el país en efecto, dice, no tiene.  
 
“En Colombia el manejo hídrico no es el más adecuado. Faltan todos los sistemas de riego. Sólo queda Tolima y los que se están haciendo en Guajira y Huila. El riego en Colombia prácticamente no existe y son obras que debe hacer el Estado con los privados, o por concesiones o con diversos sistemas”, sostuvo el directivo de la SAC.  
 
 Lo cierto es que el renglón agropecuario requiere de medidas definitivas y no coyunturales para enfrentar los factores climáticos.
 
Porcicultores sufren por falta de agua
 
Los porcicultores reportaron que los mayores problemas registrados en algunas regiones con el verano es por la escasez de agua. “Algunas granjas en el Eje Cafetero y Valle del Cauca, tuvieron que abastecerse con carrotanques porque se habían agotado las fuentes de agua. Además de posibles sobrecostos con porcicultores asumen el riesgo de coger un liquido mala calidad y convertirse esto en focos de enfermedades, es decir, en problemas de tipo sanitario. Se pueden registrar diarreas en los animales y eso hace que bajen de peso”, dijo el gerente de la Asociación Colombiana de Porcicultores, Carlos Maya.  Sin embargo, señaló que con las lluvias de los últimos días la situación ha tendido a normalizarse, sin desconocer que el verano se extenderá hasta marzo.
 
Café, de los pocos beneficiados 
 
Las cuentas de muchos agricultores dejan ver afectación por el verano, pero los cafeteros están contentos. Por cuenta del cambio del clima, tras tres años de invierno, la Federación de Cafeteros señala que este año la producción puede volver a dos dígitos, es decir, por encima de 10 millones de sacos. El café requiere de brillo solar y un periodo seco, antes de la floración, es conveniente porque concentra la apertura de la flores. “Este verano ha sido beneficioso porque se están preparando las floraciones para la cosecha del segundo semestre. Si bien ha habido un fuerte sol, también han caído lluvias y eso ayuda”, dijo el directivo del Comité de Cafeteros de Risaralda, Omar Acevedo. Sin embargo está la amenaza de las plagas, como la broca, que se dispara en épocas calientes, pero hay control. 
 
Ganaderos padecen por falta de pastos
 
Los estimativos de Fedegán señalan que debido a la temporada de sequía,  se han reducido en un 30% los pastos causando en algunos casos pérdidas de hasta el 10% del peso vivo en el ganado. Esto ha llevado, según ha dicho Fedegán, a un incremento en los costos de producción por la necesidad de utilizar suplementos alimenticios. Las cifra indican que en lo que va de la temporada seca se ha registrado caídas en la producción de leche y carne de hasta 30% por la pérdida de forrajes. Esto llevó al Ministerio de Agricultura, a la agremiación y a la Bolsa Mercantil a diseñar un programa para facilitar la consecución de suplementos alimenticios bovinos, con costos más bajos,   que le permita al ganadero garantizar la alimentación de los animales.
 
En Santander está la mayor afectación
 
Aunque Fenavi dice que la situación por el verano está controlada, en términos generales, y hasta el ahora  no se ha visto consecuencias mayores, hay regiones puntuales que han registrado algún tipo de afectación como en Magdalena, Atlántico, Valle y Santander.  En los tres primeros han sido situaciones menores, pero el presidente de la agremiación, Andrés Moncada, reconoce que en Santander ha habido casos complejos.  “En la zona de Girón se ha presentado aumento de mortalidad por el calor  y en la región de la Mesa de Los Santos hay dificultad con el agua, por la sequía  y a los productores les ha tocado conseguirla”, dijo. Explicó que el calor tiene como consecuencia que las aves comen menos por lo que  diminuye de peso y el huevo sale más pequeño.
 
Fríjol, uno de los más afectados
 
Entre los cultivos transitorios, el fríjol ha sido uno de los más afectados con el actual período de verano, que ha sido más intenso a los anteriores, por la falta de agua. Según señaló , Jairo Ramos, presidente de la Asociación de Productores de Fríjol de Cajamarca y Anaime, una de las zonas más productoras de este alimento en el país, el efecto de la sequía se ha sentido en que los cultivos se han arrebatado. “Es decir, el ciclo vegetativo en condiciones climáticas normales es de 4 meses, pero con el verano se redujo a dos y está saliendo un fríjol livianos, faltos de peso, pálidos y se ha afectado la producción. Lo más curioso es que los precios a los productores vienen bajando”, dijo. El directivo resaltó que una de las principales consecuencias se ve reflejado en la calidad. 
 
La producción de papa baja 50%
 
Los cultivadores de papa del país se mueven en una disyuntiva climática por cuenta del intenso verano, que según el Ideam, podría extenderse hasta marzo. Por un lado en el día se alcanzan en las zonas productoras, entre ellas Boyacá y Cundinamarca, temperaturas muy altas que incluso han llegado al 30 grados y en las noches bajan a tal punto que las plantaciones se estresan y se altera el ciclo vegetativo.  Esto ha hecho, que  el gerente de Fedepapa, Juan Daniel Pérez, pronostique que la producción en las 130.000 hectáreas que fueron cultivadas este año, podría verse afectada hasta en un 50%.  Los departamentos de Boyacá y Cundinamarca son los más afectados lo que se evidencia no solo en la producción, sino también en la calidad del producto.
 
El calor alborota  las plagas  
 
La broca en el café y la polilla guatemalteca y el tirotiador en la papa, son solo dos de las plagas que suelen aparecen el épocas de intenso verano. Aunque son controlables, las autoridades sanitarias y gremios llamaron la atención de los cultivadores para tomar las medidas necesarios que permitan mantener controlados los problemas fitosanitarios que las olas de calor levantan y no afectar la calidad de los productos. En Risaralda, por ejemplo se reportó un leve incremento en el nivel de infestación por broca, que está entre 3,5% y 4%, frente al año pasado. Sin embargo el Comité de Cafeteros de este departamento reportó que no son niveles de preocupación porque están por debajo del 5% y con buenas prácticas agrícolas se puede controlar.
 
Las opiniones:
 
Carlos Maya
Gerente de la Asoporcicultores
“Algunas granjas en el Eje Cafetero y Valle, tuvieron que abastecerse de agua con carrotanques. Esto sube los costos de producción” 
 
Andrés Moncada
Presidente de Fenavi
“El exceso de calor hace que las aves coman menos, por lo que disminuyen de peso considerablemente y el huevo sale de un menor tamaño”