.
ARCHIVO Innovar en los modelos de negocio exportador
sábado, 29 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ricardo Duarte

Competir con excelencia en los mercados internacionales en plena era de la economía creativa, donde la ideas aplicadas transforman las naciones, le plantea a la Colombia exportadora retos muy desafiantes como: diversificar productos y servicios exportables; abrir o profundizar más destinos de exportación; aprovechar los acuerdos comerciales vigentes; o engranar mejor su cadena de valor con otros mercados externos.

A ese esfuerzo nación, se ha sumado desde 2013 el Programa de Empresas de Excelencia Exportadora, conocido como el “Programa 3E”, liderado por la CAF. Se trata de un trabajo de involucramiento colectivo entre el sector público Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, Proexport, Bancóldex, APC-Colombia, el privado Davivienda, CAF, Analdex, Confecámaras, Icontec y las Cámaras de Comercio de Aburrá Sur, Barranquilla, Bogotá y Cali y el Cesa, quienes se asocian para ayudar a las empresas exportadoras de bienes no tradicionales en Colombia a potenciar sus modelos de negocio exportador.

El Programa ya probó éxito en 2013 con una primera ola de 10 empresas exportadoras participantes de distintas regiones. En Bogotá se le midieron, Corferias, Fundación Santa Fe de Bogotá, Guirnaldas y Fepco; en el Aburrá Sur, Distrihogar e Intercolor; en Cali, Multipartes y en Barranquilla, Gralco, Superbrix y Moduart.

A través de un acompañamiento colectivo in situ de cuatro meses con participación de la alta dirección de las empresas, el Programa 3E aporta un valor agregado en cada empresa beneficiaria que se centra en que: (i) enseña herramientas que facilitan evaluar, mejorar e innovar los modelos de negocio exportador, usando herramientas de innovación como el Business Model Canvas y (ii) logra entregar de forma más pertinente y personalizada la oferta de desarrollo empresarial, financiera y no financiera, de los mencionados socios del Programa.

La inevitable verdad es que en la era de la economía creativa, los modelos de negocio exportador ya no duran, porque la vida útil de las ventajas competitivas se acortan; por eso, hay que estar innovándolos constantemente. “Duran lo que dura un yogur en la nevera”, dice el creador de la herramienta del Business Model Canvas, Alex Osterwalder, quien cree más importante en el mundo de hoy promover el espíritu de iteración, alineación e innovación de las organizaciones y sus líderes, alrededor de sus modelos de negocio, y no solo y aisladamente alrededor de sus productos o servicios exportables.

La excelencia exportadora ya no es fruto de un ambiente macroeconómico sano como el que vive Colombia; ni de una buena redacción de una visión, misión y objetivos estratégicos; ni de un buen plan estratégico redactado a principios de cada año, como se pensó en tiempos pasados.

La excelencia se logra cuando se crea, se entrega y se captura valor alrededor de una lógica empresarial inserta en un modelo de negocio que se visualiza, se mejora e innova, en cualquier momento, usando herramientas de estrategia e innovación del siglo XXI.

Quien conoce la lógica de su modelo de negocio compite mejor, lo hace con mayor rapidez y rentabilidad. Los fracasos los recoge como oportunidades para reemprender de manera rápida y barata. La profesora de la Universidad de Columbia, Rita Gunther McGrath, pregona que ya no debemos perseguir ventajas competitivas duraderas, pero sí las transitorias. Es decir, las ventajas pasajeras que otorgan los modelos de negocio bien liderados. Para liderar, la premisa ya no es “si no está roto, no lo arregle”; sino “sépalo romper, y mejor con ayuda de los socios del Programa, antes de que sea demasiado tarde”.