.
ARCHIVO El sector del cuero debe cambiar su foco exportador para crecer
sábado, 23 de agosto de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Cinthya Ruiz Granados - cruiz@larepublica.com.co

Un informe entregado por la consultora Araújo Ibarra & Asociados asegura que el desempeño exportador del sector de cuero se ha enfocado en el eslabón equivocado de la cadena productiva.

En Colombia, la mayoría de las exportaciones de cuero, calzado y marroquinería han sido en la venta de materia prima sin dar al consumidor final un valor agregado.

Olga Lucía Salamanca, asesora de la firma, explica que mientras las ventas del cuero crudo han crecido en los últimos dos años en 17,9% las exportaciones de calzado y sus piezas han permanecido constantes.

“Las exportaciones de calzado en los últimos años no han crecido, a pesar de que hay empresas que mantienen su nicho, pero en su mayoría no han aprovechado las preferencias que se tienen en lo acuerdos comerciales”, dice.

Uno de los principales problemas que ha llevado a que la cadena de exportaciones de este sector no se incremente es la regla de origen, que consiste en garantizar un alto porcentaje de producto colombiano en el artículo final.

El análisis también indica que al ser Estados Unidos el principal comprador de calzado en el mundo, hay una gran oportunidad para que Colombia potencialice sus ventas hacia el país nortemaericano.

Los principales tipos de calzado que han comprado en Estados Unidos en los últimos tres años son: de cuero con importaciones por US$45.431 millones; sintético por US$25.193 millones; textil por US$8.256 millones; y de inyección por US$554 millones.

También los bolsos de mano hechos en cuero representan 11% de las importaciones actuales.

La situación, según Salamanca, es que en este mercado, que es el más importante para Colombia, el país está compitiendo en precios con los zapatos hechos en China, por eso la vocación exportadora debe repensarse hacia las ventas de calzado que puedan competir con productos con alto valor agregado como los hechos en Italia, Rumania, Francia, España y Brasil.

“Hay que llegar a nichos de alto poder adquisitivo, hoy llegamos es con bajo costo. Lo que más compran de Colombia es el calzado sintético y calzado de cuero”, afirma Salamanca. Además asegura que una vez las exportaciones se tecnifiquen podrían incrementarse en 30%.

El estudio reconoce que el problema también es causado porque la industria de calzado no ha hecho el suficiente esfuerzo por tecnificarse. La mayoría de la producción se hace de manera artesanal y es fabricada por micro o pequeñas empresas que a veces no trabajan todo un año debido a la falta de demanda o altos costos para operar.

Como solución para encontrar un nuevo foco exportador, el análisis considera que la salida está en la modernización de la industria aprovechando las ventajas arancelarias de la importación de bienes de capital que traen los tratados de libre comercio.

Restricciones a exportaciones no han funcionado
La restricción a la exportación de cuero crudo y de tipo wet blue no ha funcionado como los empresarios esperaban. El estudio destaca que para la producción nacional el cuello de botella para el desarrollo del sector también se ha dado por la escasez de la materia prima. “En el mundo hay un déficit de cuero, los hatos ganaderos no han crecido al nivel de la industria de calzado. Muchos países con hatos ganaderos han impuesto restricciones a la exportación de cuero, en Colombia no han funcionado”, asegura la experta.