.
ARCHIVO Cómo evitar afectaciones del sembrado
martes, 9 de junio de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ximena González - xgonzalez@larepublica.com.co

Las epidemias más destacadas se presentan en Turbo, Antioquia, al norte del país, en la Zona Oriental y en la Suroccidental, cerca del municipio de Tumaco. En 2007 se registró la enfermedad que afecta el cogollo de manera crítica en el municipio de Puerto Wilches, Santander.

El PC “es un ataque de hongos, bacterias, y virus, que provocan un desorden fisiológico en el normal funcionamiento de la planta. Un componente importante que potencializa el ataque, es no dar un manejo técnico adecuado de la fertilización, control de malezas, y selección adecuada de los terrenos para el cultivo”, explicó Ricardo Bueno, director del programa de Ingeniería Agronómica de la Universidad de la Salle.

Aunque hoy en día los productores están preparados para afrontar la enfermedad, pues se cuenta con las herramientas y los conocimientos, se debe tener un continuo compromiso entre los actores involucrados.

“Algunos productores de estas regiones están siendo capacitados para el manejo de la PC, sin embargo, las entidades responsables deben aumentar la cobertura del control, para asegurar que el agricultor efectué los manejos a tiempo la enfermedad. En ocasiones los agricultores por minimizar costos y por la baja producción del cultivo durante cierto tiempo, no realizan las actividades necesarias para evitar la disminución del PC”, agregó Bueno.

Cómo darle manejo a la pudrición del cogollo

“Se debe dar manejo preventivo y tener en cuenta que PC está relacionada con el uso que le damos a la plantación. Es esencial el control adecuado del agua, ya que el hongo se desarrolla en ambientes muy húmedos.

Una de las primeras cosas por hacer es evitar condiciones de encharcamiento”, aseguró Alexandre Patrick Cooman, director de extensión de Cenipalma.

Cooman agregó que, para controlar la enfermedad de la pudrición del cogollo, a parte de medir las condiciones de humedad, es necesario una buena nutrición y manejo de fertilidad para que la palma pueda defenderse del ataque.

Por su parte, Bueno considera que se debe inicialmente hacer monitoreo. “Una vez se confirma la enfermedad y se evalúa el nivel de daño se debe proceder al retiro del material afectado y realizar aplicaciones de agroquímicos que mantengan controlado el desarrollo de los patógenos hasta que la planta logre la recuperación del área foliar”, agregó.

Pérdidas por pudrición del cogollo

En Tumaco se afectaron 35.000 hectáreas de palma de aceite, generando una devastación cercana al 100% que provocó la pérdida de más de 10.000 empleos directos e indirectos y cerca de $410.000 millones. En Puerto Wilches y Cantagallo, en sus 35.000 hectáreas, finalizando el 2013 se registró un 80% de área afectada. La pérdida de empleo en estos municipios asciende a 4.500 y en temas monetarios a $241.000 millones. Por ello, se adelanta la creación de nuevos materiales, cruzando la palma africana con las  americanas, buscando una especie productiva y a la vez resistente.

Las opiniones

Alexandre Patrick Cooman
Director de Extensión de Cenipalma
“Cuando la palma está en un estado avanzado de la enfermedad, es recomendable eliminarla para que no afecte las palmas sanas”.