Analistas

Más mermelada

GUARDAR

La manera en que se distribuyen e invierten las regalías fue modificada en 2011 mediante una reforma constitucional con la que se creó el Sistema General de Regalías. El propósito de la reforma era lograr una distribución más equitativa de los recursos, incrementar el impacto de las inversiones financiadas con regalías sobre el desarrollo regional y promover la estabilidad en los ingresos a través del ahorro. Ahora, la reforma fue bastante controvertida, en la medida en que implicaba quitarle recursos a las regiones que venían acostumbradas a recibirlos, con el propósito de “repartir la mermelada en toda la tostada nacional”. Esto era particularmente relevante considerando que los recursos de regalías se duplicaron entre 2010 y 2012 en línea con el crecimiento de la producción petrolera y los elevados precios del petróleo. De hecho, estos recursos alcanzaron cerca de $12 billones en 2012. 

Antes de la reforma, 80% de las regalías se concentraban en tan sólo 9 departamentos (23% de la población), financiando proyectos de bajísimo impacto sobre la economía, a través de un sistema impregnado por corrupción. Por lo tanto, ni siquiera los departamentos productores vieron mejoras en sus indicadores de desarrollo. Actualmente, las regalías le llegan a todo el país, y aunque aún se debe calibrar el sistema para que los proyectos sean de mayor impacto, los logros son notables. 

De acuerdo con cifras del Departamento Nacional de Planeación, desde 2012, el Sistema General de Regalías ha asignado $19.3 billones. Esta cifra es cerca de la mitad de lo que piensa invertir el Gobierno Nacional en su ambicioso programa de infraestructura de transporte, 4G. Con los recursos de regalías se han financiado 8,896 proyectos a través de todo el país. El 25% de estos se encuentra en la Región Caribe. Más del 30% de los recursos se ha destinado al sector transporte, y también se han realizado inversiones significativas en educación ($2,4 billones), ciencia y tecnología ($2,2 billones), vivienda ($1,5 billones) y agua potable y saneamiento básico ($1,4 billones).

Ahora, dentro de los retos identificados por el DNP se señala que 44% de los proyectos cubren dos o menos municipios, y 65% de los proyectos son de menos de $1,000 millones. Esto implica que aún no se ha logrado promover proyectos inter-regionales como se buscaba inicialmente con la reforma. En la medida en que esto se logre, se podría relevar al Gobierno Central de realizar inversiones en las regiones, reduciendo la presión de gasto en una situación fiscal delicada. 

A pesar de estas limitaciones, los resultados del Sistema General de Regalías son notables. El DNP estima que en los últimos 3 años éste ha aportado 0,65 puntos porcentuales al crecimiento de la economía, explicando 15% de la inversión. Adicionalmente, calcula un incremento en el recaudo de 0.7% del PIB. Así mismo, se estima se crearon 81.000 empleos formales ( 5% del empleo generado en el país) y se sacó a 468.000 personas de la pobreza. 

El SGR ha hecho posible que todas las regiones del país se beneficien de cuantiosas inversiones, teniendo acceso a un nivel de recursos que nunca habían visto en el pasado. Este instrumento cobra aún mayor importancia en el contexto del posconflicto, dado que ya existe la infraestructura institucional requerida para canalizar recursos hacia las regiones más desprotegidas y las herramientas para promover el mejor uso de los mismos. 
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés