.
Analistas 03/09/2021

“El vuelo ha comenzado”

Sergio Mutis Caballero
Presidente Grupo Valor

Nuestros principales conglomerados urbanos, como Bogotá, Medellín y Barranquilla, son ciudades región, con oportunidades y permanentes señales de esperanza; luchan por superar problemas estructurales, siendo el desarrollo de sus infraestructuras sociales un gran aporte. No obstante, uno de los principales retos, que es la seguridad, se sigue deteriorando; en la capital existe gran alarma ya que el porcentaje de ciudadanos que expresan sentirse seguros es mínimo, como también está sucediendo en Cúcuta, Quibdó y en Cali.

Importantes infraestructuras de desarrollo urbano, como el Metro y el cable aéreo en Medellín y de manera reciente TransMiCable en el sur de Bogotá, son ejemplos de impacto efectivo en la calidad de vida y en la seguridad ciudadana. El avance en la última década de Barranquilla en su infraestructura, hace que más de la mitad de su población vea su ciudad avanzando por buen camino; la continuidad de buenas administraciones, que construyen sobre lo construido, es parte de la receta de esta senda de desarrollo.

Pues bien, en la localidad de Ciudad Bolívar al sur oriente de Bogotá, donde viven cerca de 700.000 habitantes, en su gran mayoría en viviendas de origen informal, la administración de Bogotá planeó y ejecutó un proyecto de desarrollo urbano integral, donde el principal componente es la movilidad, con una concesión de cable aéreo, que disminuyó el tiempo de desplazamiento de una hora y media a quince minutos, (desde la estación Portal Tunal hasta la más distante Mirador del Paraíso); complementado con espacios públicos, equipamientos de primer nivel y una gestión social impecable.

Quienes han tenido la oportunidad de conocer el proyecto, de desplazarse por el sistema cable y de disfrutar los resultados de esta transformación urbana, económica, social y cultural, que se consolidó con la entrada en operación de TransMiCable a final de 2018, encuentran que la articulación institucional fue parte del éxito. Se viene pasando de asentamientos desordenados en terrenos periféricos rurales, a barrios con equipamientos urbanos y sociales, edificaciones con servicios públicos y transporte público de lujo. La renovación urbana sigue en desarrollo.

Los usuarios del TransMiCable, una vez se ubican en la cabina para emprender la subida desde la Estación Portal Tunal a la montaña, escuchan la frase “el vuelo ha comenzado”. Gran experiencia, en la que desde el aire pueden ver barrios pintorescos con casas de colores, comercio pujante, colegios públicos, servicios comunitarios como SuperCade, plazas con esculturas, murales ordenados, parque con mirador y juegos para niños, teatros al aire libre y, lo principal, un tejido social apropiado de su infraestructura de transporte y afecto por su barrio.

Se destaca la alta calidad del sistema TransMiCable, amigable al medio ambiente, (estaciones con diseño bioclimático) y sistema eléctrico. La seguridad, orden y aseo, son equivalentes a las ciudades más vivibles del mundo, con sitios para guardar bicicletas, edificaciones con pisos brillantes, vidrios impecables, baños públicos funcionales y cabinas lujosas de transporte. Buena gestión del operador. Ciudadanía satisfecha y segura, que se apropió del sistema con cultura ciudadana.