Analistas

Carbón coque y madera teca

GUARDAR

Más de la mitad de las exportaciones de Colombia están representadas en hidrocarburos y minería. Ante la baja de precios del petróleo, el carbón jalona el crecimiento de nuestro comercio exterior. Es evidente el auge en la producción de carbón, tanto que creció el 14% el primer semestre del año. 

Incluso fue el principal producto que aportó el buen resultado de las exportaciones en julio pasado, cuyo crecimiento fue de 8,5%, alcanzando cifra superior a $5.000 millones americanos. 

Como es sabido, 90% de la producción de carbón se exporta. El volumen de exportaciones para este año puede alcanzar la no despreciable cifra de 95 millones de toneladas, de los que la tercera parte la aporta el Cerrejón, casi otro tanto la Drummond, con minas en la Costa Caribe y el Magdalena Medio. De ahí la importancia de la infraestructura de transporte y de puertos, para movilizar lo producido.

Ahora bien, es pertinente recalcar que existen dos clases de carbón mineral, lo que implica tratarlos como industrias diferentes. 

El carbón térmico, usado como fuente de energía, es extraído a cielo abierto en minas ubicadas principalmente en la Guajira y el Cesar. El otro tipo de carbón es el metalúrgico, utilizado en la industria siderúrgica y de gran demanda internacional, con precios hasta cinco veces superiores que el carbón térmico, pudiendo alcanzar la cifra de US$300 por tonelada, una vez transformado a carbón coque mediante proceso industrial.

Hay evidencia que en los departamentos de  Cundinamarca, Boyacá y Santander existen yacimientos de carbón metalúrgico, que generándole un valor agregado industrial se convierte en carbón coque, con lo cual el valor de las exportaciones crecería exponencialmente. Industria de gran potencial en nuestro país, que podría aprender de Australia, el mayor productor de carbón metalúrgico del mundo.

Por otra parte, Colombia es un país potencialmente maderero, pero su producción industrial es marginal y con un atraso en tecnología mayúsculo; lo que es peor, aún seguimos desforestando los bosques naturales y destruyendo así la producción de agua y el medio ambiente. Importamos maderas de Chile, Canadá y China en grandes cantidades, las que deberíamos producir, incluso para la exportación. Una especie a plantar, podría ser la madera teca o Tectona Grandis, árbol de madera fina y de alto precio en el mercado internacional.

Veamos, el comercio a nivel mundial más grande de madera teca se encuentra en Asia, tanto en bosques nativos como en bosques plantados. Los bosques nativos cubren más de 29.000 millones de hectáreas, ubicados principalmente en Myanmar, India, Laos y China; siendo el primero de ellos el mayor comercializador del mundo según la FAO. Los países europeos demandan la teca para la construcción de cubiertas, maderas de exteriores y barcos lujosos; Asia para pisos y muebles tallados; y América para acabados decorativos, ebanistería y pisos a la intemperie.

Si logramos una política pública de largo plazo que incentive las plantaciones madereras y la producción industrial, incluyendo las maderas finas como la teca, Colombia encuentra un filón de desarrollo con orientación a la diversificación de las exportaciones. Así, el carbón coque y la madera teca, son productos naturales con valor agregado industrial, prácticamente inexplotados en Colombia, pero de gran potencial.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés