Analistas

Abierta al mundo

GUARDAR

Sergio Mutis Caballero - sergiomutiscaballero@gmail.com

La China antigua, fue importante por destacados aportes al desarrollo de la humanidad, tales como el papel, la imprenta, la pólvora, el reloj, la brújula, la producción de seda y la porcelana. De manera complementaria, tuvo importancia mundial cuando lideró una red de rutas comerciales organizadas, principalmente a partir de su seda, desde el siglo I a.C. La Ruta de la Seda atravesaba todo el continente asiático, para llegar a África por la península Arábica y Egipto y a Europa por Turquía.

Su gobierno antiguo se basó en dinastías, que eran monarquías hereditarias. Desde 1949, hace exactamente 70 años, nació el primero de octubre como República Popular China, gobernada por el partido comunista, que con trabajo disciplinado inició la prosperidad más admirada del mundo moderno, con un salto grande a partir de mediados de la década de los 70.

Coincide el gran desarrollo de la China y su liderazgo internacional, cuando se abre al mundo. La Ruta de la Seda en la Edad Media le dio supremacía y hoy es la nación mayor exportadora del mundo, también soportado en su apertura económica. En la China actual, las cifras son muy potentes, es además el país más poblado de la tierra y la segunda economía del mundo.

La República Popular China ha desarrollado como propósito nacional valores y cultura milenaria, pero abierta al mundo. 70 años como nueva República y faro de prosperidad. No obstante su crecimiento económico es admirado, algunos analistas le señalan reparos de gobernanza, convirtiéndose en reto gubernamental.

El turismo de negocios y el turismo cultural apalancan el fortalecimiento de su PIB. Para visitantes, una de las imágenes más deslumbrantes del mundo es la Gran Muralla, Patrimonio Mundial de la Humanidad; lo complementa grandes edificaciones históricas, como la Ciudad Prohibida en Beijing; lo mismo que la sorprendente infraestructura moderna, con vocación a la competitividad y las exportaciones. El desarrollo urbano, la ingeniería y la arquitectura son ejemplo mundial de adecuada planeación y eficiente ejecución.

En la última década se ha diversificado y mejorado la calidad de sus productos, tanto que ha consolidado un proceso de reorganización industrial enfocado a la generación de alto valor agregado. Se ha convertido en importante fabricante de tecnologías, como resultado de su Plan Nacional Científico. China es un socio comercial destacado, tanto que es el primero de Japón, el segundo de Estados Unidos y de la Unión Europea. Para nuestro caso, es el segundo destino de las exportaciones colombianas, pese a ello, tenemos balanza comercial deficitaria.

De otra parte, desde 2018 ha venido creciendo la guerra comercial entre Asia y Occidente, tras las agresivas y sorpresivas medidas de Trump. China ha aprovechado espacios dejados por Estados Unidos, particularmente en América Latina. Con su buen trabajo diplomático y de amistad, viene creciendo su actividad empresarial, no solo de exportación, sino de inversión y financiación. Reflejo de ese afecto a invertir, en nuestro país planea la nueva sede de la Embajada, en pleno barrio La Cabrera de Bogotá.

China está abierta al mundo y Colombia está en su radar.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés