Analistas

La inflación de agosto y la encrucijada de la política monetaria

GUARDAR

El Dane reportó que el mes de agosto registró una inflación de 0,2%. Este dato resultó ligeramente superior al previsto por los analistas (0,12%) y también frente a la cifra observada un año atrás (0,08%). Con ello, la lectura de inflación aumentó levemente de 2,89% anual a 3,02%, ubicándose ahora en el punto medio del rango-meta de largo plazo del Banco de la República (BR). Este comportamiento se explica principalmente por la inflación de alimentos (pasando de 3,3% a 3,5% anual) y, en menor medida, por el aumento de la inflación subyacente (sin alimentos), elevándose de 2,75% a 2,84%.

La sorpresa negativa estuvo por el lado de la inflación al por mayor, pues el IPP registró una preocupante variación de 0,7% durante el solo mes de agosto, elevando su lectura anual de 2,3% a 3%.

Ahora bien, durante el resto del 2014, la postura monetaria del Banco de la República (BR) estará abocada a una encrucijada proveniente de las señales encontradas que le plantean, de una parte, la desaceleración global-local y, de otra parte, las mayores presiones inflacionarias (antes comentadas). En efecto, las presiones sobre la brecha de producto de Colombia probablemente serán de menor calado por cuenta de unos Estados Unidos que ahora se perfila hacia crecimientos de solo 2% (vs. 2,8% esperado anteriormente), donde la cuenta externa deficitaria de Colombia (bordeando 4,5% del PIB) transmite señales contractivas a nivel local.  

Adicionalmente, la producción industrial del país tan solo acumula una expansión de 2% anual en lo corrido del año a junio de 2014 (vs. 2,5% a mayo). El crecimiento del comercio minorista se ha estancado en 7% en junio (vs. 7,8% a mayo).  Pese a que la tasa de desempleo se ubicó en 9,3% en julio de 2014 (vs. 9,9% de 2013), la generación de empleo creció solo 1,1% (vs. 2,5%), mientras que el descenso en la Tasa Global de Participación (63,5% vs. 64,1%) debería haber ayudado a una mejor lectura en dicha tasa.

Hasta agosto del presente año, la Junta Directiva del BR se había comportado según las expectativas del mercado, completando alzas en la repo-central por 125 pbs y llevándola a 4,5% nominal en su sesión del pasado 29 de agosto.  Sin embargo, la transmisión del canal crediticio ha sido nula, pues la DTF ha permanecido estática en 4% a lo largo del presente año frente a un incremento esperado de al menos +125 pbs.  A su vez, el crédito total también ha continuado expandiéndose a tasas de 10% real, señal de que el impacto sobre la demanda agregada ha sido igualmente nulo.

Dada la lentitud en la transmisión de esa nueva postura monetaria, el BR podría estar arriesgando, por el lado de las expectativas y del crédito, un desborde del umbral inflacionario hacia la franja 3,25% a 3,5% al cierre del 2014, en vez del anclaje deseado en la franja 3% a 3,25%.  No obstante, mirado por el lado de la brecha del producto, nuestros indicadores líderes (ALI) nos hablan de una posible desaceleración del crecimiento hacia cerca de 3,5% anual durante el segundo semestre frente a 5,7% anual observado en el primer semestre del 2014, lo cual implicaría un crecimiento de 4,6% en el 2014.  Dicho en otras palabras, la brecha de inflación y las presiones crediticias recomendarían continuar con las alzas en las tasa repo de forma inmediata, pero la brecha del producto daría señales de pausa en dichas alzas.

Adicionalmente, debemos considerar factores estructurales. A este respecto existe una polémica (sin saldarse) sobre si el potencial de la economía colombiana se mantiene en 4,5% anual o si este se ha elevado hacia 5%. De mantenerse en 4,5% anual, la tasa repo-real neutral debería llevarse a 2%, frente a 1,7% que actualmente registra, lo cual implicaría pensar en añadir entre +25 o +50 pbs a la actual repo-central de 4,5% antes de concluir el 2014.  

En conclusión, el BR haría bien en hacer un alto en el camino y esperar nueva información antes de proceder con alzas adicionales en su tasa repo. Si bien los datos de inflación de agosto sugieren la necesidad de continuar con las alzas en las tasas de interés, las señales de los indicadores de alerta anticipada (como nuestro ALI) sugieren realizar una pausa.  Por todo lo anterior, Anif recomienda y espera que el BR deje inalterada su tasa repo-central en 4,5% vigente en su próxima de Junta de septiembre.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés