Analistas

Inflación de febrero, reforma tributaria y crecimiento

GUARDAR

El Dane reportó que el mes de febrero registró una inflación de 0,63%. Este dato resultó ligeramente superior al previsto por los analistas (0,57%) y también se ubicó por encima de la cifra observada un año atrás (0,44%). Con ello, la lectura de inflación total aumentó de 2,13% al 2,32% anual, manteniéndose en el rango-meta de largo plazo fijado por el Banco de la República-BR (2%-4%).

Este comportamiento se explica por la ligera aceleración de la inflación de alimentos (1,8% anual vs. 1,2% hace un año) y también a nivel de la inflación subyacente (2,5% vs. 2,1%).  Así, la inflación viene consolidando su trayectoria de manera progresiva hacia 3% que venimos proyectando para el cierre de 2014.

En buena medida, dichos aumentos inflacionarios obedecen a la combinación de tres factores: i) corrección alcista en los precios de los alimentos (anormalmente bajos en 2013); ii) transmisión de costos por cuenta de la mayor devaluación, a ritmos de 12% anual durante este primer trimestre, lo cual ha volteado el IPP de -2,5% anual hacia 1,3% durante el último año; y iii) por la desaparición de los “efectos de una vez” que había producido la Reforma Tributaria (Ley 1607 de 2012).

Cabe recordar que dicha Ley había aprobado: i)  la simplificación de la estructura del IVA a través de reducir el número de tasas de 7 a 3 (0%, 5%, principalmente insumos del agro y 16%), aunque complicando las cosas al introducir otras tantas bajo el nuevo formato (extraño para Colombia) de impuestos al consumo; y ii) el cambio en la estructura impositiva de los combustibles (pasando del Impuesto Global y el IVA a solamente el Impuesto Nacional), lo cual redujo de $1.200 por galón a $1.050 el impuesto a la gasolina sin mezcla. 

En este sentido, nos ha sorprendido que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público esté haciendo alarde sobre cómo dicha reforma tributaria “aportó” un rebaja temporal de 0,3% anual en la inflación del 2013, cuando lo verdaderamente preocupante es que dicha Ley sacrificó recaudo tributario de forma permanente. En efecto, la tasa del IVA promedio ponderado en Colombia se redujo del 15,5% al 14,9%, cuando Colombia debería estar es pensando en elevarla hacia el 18%, lo cual todavía nos dejaría por debajo del promedio de América Latina (19%) y del referente de Europa (22%).

A nivel microsectorial, la inflación de febrero se incrementó en los grupos de educación (3,82%), vivienda (0,61%), salud (0,56%), alimentos (0,1%), y otros gastos (0,39%). En cambio, la deflación se manifestó en el grupo de diversión (-0,68%). Por su parte, el IPP presentó una inflación mensual de 1,2% en febrero, con lo cual su lectura anual llegó al 1,3% (vs. una deflación de -2,5% en febrero de 2013).  De hecho, el componente de importados muestra inflaciones del 4,3% anual (vs. -1,8% un año atrás).

El Banco de la República en su pasada reunión de febrero 28 de 2014 había optado por dejar inalterada su tasa repo-central en 3,25%, en línea con lo pronosticado por el grueso del mercado. Sin embargo, Anif considera que podría estarse anticipando la fecha de inicio de alzas en la tasa repo central hacia el mes de mayo (en vez de junio del 2014), hasta completar +125 pbs y cerrar en 4,5% este año. Esto debido a tres importantes factores: i) las recientes señales de aceleración de la inflación; ii) los riesgos de transmisión de costos por cuenta de la mayor devaluación; y iii) el cierre de la brecha de producto, bajo el supuesto de un crecimiento de 5,2% anual durante el último trimestre de 2013. 

La buena noticia es que Colombia mantiene buenos augurios de crecimiento, aunque es evidente el contagio a nivel macrofinanciero. Por ejemplo, el frente laboral ha continuado mejorando. Después de haberse reducido el desempleo a un promedio de 9,6% en 2013, en enero de 2014 su tasa logró mantener una ganancia de un punto porcentual con respecto a la de hace un año (11,1% vs. 12,1% en enero de 2013). El sector comercio tuvo buen desempeño al crecer 4,1% en diciembre de 2013 (vs. 3,5% de un año atrás) y seguramente cerrará con una cifra similar a nivel de cuentas nacionales en 2013 (como un todo). Sin embargo, la industria mostró una contracción de -1,9% durante 2013 (EMM). Todos estos elementos dan sustento a nuestro relativo optimismo frente al desempeño del PIB-real, probablemente logrando un 4,2% en 2013 y 4,8% en 2014, bajo el liderazgo del sector construcción.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés