Analistas

Inflación 2014 y pronóstico 2015

GUARDAR

El Dane reportó que el mes de diciembre registró una inflación de 0,27%. Este dato resultó superior al previsto por los analistas (0,21%) y también rebasó ligeramente la cifra observada un año atrás (0,26%). Con ello, la lectura de inflación total para 2014 cerró en un sorprendente 3,66% (vs. 1,94% del 2013).  Así, la inflación de 2014 desbordó el punto medio del rango-meta de largo plazo del Banco de la República-BR (2%-4%) y llegó a 92% del techo de dicho rango (vs. 59% en 2013).

Sin embargo, el elemento tranquilizador provino del hecho de que la inflación subyacente (sin alimentos) se mantuvo relativamente estable en 3,2% y cerca del objetivo de 3% durante 2014. Esto implica que la desviación de la meta de inflación de 2014 ocurrió por cuenta de la considerable aceleración de la inflación de alimentos, pasando de 0,86% observado en 2013 a 4,69% al cierre de 2014, jugando en contra el efecto estadístico. 

Esta contención de la inflación subyacente y de sus expectativas durante el año anterior resulta aún más positiva si se tiene en cuenta que ya se sentían algunos elementos de traspaso de la inflación de costos por cuenta de una devaluación peso/dólar que se aceleró a 21% anual (vs. 7,8% en 2013).  Nótese que dicho pass-through también está siendo alimentado vía IPP, registrando 6,3% en 2014 (vs. -0,5% en 2013), donde el componente de importados aumentó a 7,9% (vs. 1.7%).

De otra parte, el Dane reveló que el PIB-real se había expandido 4,2% anual durante el tercer trimestre de 2014 (vs. 5,7% un año atrás), cifra similar a la esperada por el mercado, pero superior al pronóstico que venía manejando Anif (3,6%) con información de tres meses atrás. Sorprendió positivamente el crecimiento de la construcción (7,4% esperado vs. 12,7% observado). En cambio, persistieron problemas en: i) la industria (+2% esperado vs. -0,3% observado), donde el cierre de Reficar ha venido restando cerca de 1,5 puntos al crecimiento del sector; y ii) la minería (-1%), con lánguidos rebotes en los volúmenes de carbón (+2,3%), insuficientes para contrarrestar las contracciones del petróleo (-2,8%). 

Anif mantiene inalterado su pronóstico de crecimiento del 4,6% para 2014, pues son evidentes los vientos de desaceleración resultantes de las fragilidades externas del cuarto trimestre. Allí cabe destacar la marcada reversión en los precios del petróleo desde mediados de 2014.  El del Brent ha caído de US$112/barril hacia US$58/barril, -48% durante junio-diciembre de 2014, y tocando mínimos de US$45/barril en los inicios de 2015. Ello, junto con el estancamiento en la producción local de petróleo (988.000 barriles por día en promedio), podría llevar el déficit externo de Colombia hacia 4,9% del PIB en 2014 y cerca de 5,5% en 2015.

En la reunión del 19 de diciembre de 2014, la Junta Directiva del BR (JDBR) mantuvo inalterada su tasa de intervención en 4,5%, tal como lo pronosticaba el grueso del mercado. Posteriormente, las minutas de la JDBR revelaron la preocupación de algunos miembros respecto al riesgo de pass-through en 2015.

Para 2015, Anif espera una inflación del orden de 3,2% anual, ubicándose cerca del punto medio del rango-meta del BR. Ello obedecería a: i) una presión de costos por devaluación cambiaria cercana a 16% anual (en promedio) durante 2015 (vs. 7% de 2014), explicada por el abultado déficit externo (antes comentado); y ii) compensada por la mayor holgura en la brecha de producto (3,8% de crecimiento esperado Vs. 4,5% de potencial).  

Además, cabe destacar como positivo el ajuste del salario mínimo legal de 4,6% para 2015, el cual en esta ocasión se plegó bastante bien a la “fórmula universal” de reconocer la inflación de 3,7% en 2014 y ganancias en productividad laboral del orden de 1% (en su tendencia quinquenal). Este ajuste del SML resultó muy cercano a 4,5% propuesto por Anif y no debería generar inflación-salarial.  Este elemento será crucial en momentos en los que Colombia ha llegado al umbral de desempleo de largo plazo cercano a 9% (Nairu). 

En síntesis, la inflación se elevó de 1,94% en 2013 a 3,66% en 2014. Para 2015, Anif proyecta una inflación del orden del 3,2%. La postura de la política monetaria debería seguir siendo relativamente neutra a lo largo de 2015, lo cual implicará mantener una “pausa prolongada” en la tasa repo-central del Banco de la República, actualmente en 4,5%, a lo largo del primer semestre de 2015.  Si los riesgos de desaceleración de la actividad económica se cristalizan y, en vez de crecer 3,8% esperado por Anif en 2015, nos perfilamos hacia la franja 3% a 3,5%, entonces seguramente el BR tendrá que reducir hasta en 50 puntos básicos su tasa repo-central en el segundo semestre de 2015, cerrándola en 4%.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés