Analistas

DDHH base de las relaciones

GUARDAR

Todos tenemos algo en común que nos debería unir siempre, y es que somos seres humanos. Puede ser demasiado obvio, pero creo que es importante recordarlo en estos tiempos en donde pareciese que existieran personas respetables y personas descartables.

Este trato de primera y segunda categoría ha generado brechas sociales que producen conflictos que a su vez se convierten en violencia. Las relaciones humanas son la esencia de la convivencia y su base son los Derechos Humanos (DDHH).

El próximo 10 de diciembre se cumplen 70 años desde la promulgación de los Derechos Humanos, como un ideal para todos los pueblos y naciones. Este ideal que todos debemos esperar, demandar y respetar por el hecho de ser seres humanos son también las facultades y obligaciones que deben estar presentes en toda relación humana.

Con los años, hablar de DDHH se ha convertido en un estigma para quien se declare defensor de ellos, al tal punto, que su vida es amenazada. Este es el mayor síntoma del desconocimiento que se tiene de algo que debe ser protegido universalmente, y que debería ser esencial en la vida cotidiana de todos los seres humanos, tanto en los hogares, como en las organizaciones y la sociedad.

En el preámbulo de la promulgación de los Derechos Humanos se evidencia su importancia en: “la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana…El desconocimiento y el menosprecio de los DDHH han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad; y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre”.

Para aportar al mayor conocimiento de los 30 Derechos Humanos básicos y generar conciencia que es en el cotidiano que los debemos respetar y proteger, resalto algunos apartados que deberían regir toda relación humana. Con esto los invito a propiciar una reflexión y autoexamen de cómo los llevamos a la práctica en el trato, relaciones y vínculos con las personas que nos rodean, porque es en el día a día que toman vida y vigencia.

He aquí algunos DDHH que son la base de las relaciones: “Todos los seres humanos deben comportarse fraternalmente los unos con los otros” (1); “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona” (3); “Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación” (12); “La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado” (16); “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones” (19); “Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad” (29).

Los Derechos Humanos son el eje de la paz, son la base de la convivencia pacífica, para tejer relaciones sólidas y construir comunidad. Los DDHH en su esencia son la dignidad humana, promueven un conjunto de valores, principios y normas de convivencia para una vida en sociedad.

Comprender que los derechos son al mismo tiempo deberes que enaltecen la dignidad humana es el primer paso para asumirlos como los lineamientos de los comportamientos cotidianos y la base de la forma como nos relacionamos y construimos comunidades pacíficas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés