Analistas 14/05/2020

Integridad y equilibrio

Como es de conocimiento general y fácil entendimiento, la demanda de energía ha caído drásticamente en el país, debido a la pandemia del covid-19. Drásticamente, porque en la última década, los mayores decrecimientos en la demanda de electricidad se presentaron en 2010, con 0,7% en diciembre de ese año y en el último trimestre de 2016 en donde se implementó el programa Apagar Paga, presentándose una reducción de la demanda de 2,11%.

En cuanto al sector gas, la época más crítica fue el último trimestre de 2016 y el primer trimestre de 2017, donde las reducciones fueron de 10,28% y 15,21%, respectivamente, en su momento, esto conllevó a un racionamiento en algunos usuarios.

Actualmente, dependiendo de la referencia utilizada, la demanda de electricidad ha presentado un decrecimiento importante; el mes de marzo tuvo una reducción de 0,6%, y si se analiza el comportamiento de la demanda, con respecto a las semanas antes de ser decretada la cuarentena nacional (16 al 22 de marzo), ésta ha presentado una reducción de 14%.

En cuanto al sector del gas natural, se ha presentado una reducción en las asignaciones de 19% con respecto a la semana base, y una reducción en la demanda de 20% para la semana del 27 de abril al 3 de mayo, con respecto al promedio del mes de marzo.

En este momento convivimos con una situación nunca antes contemplada, que exige lograr un nuevo equilibrio, revisar creencias inamovibles y analizar enfoques de regulación innovadores. En este contexto, hay varios intentos de aprovechar la situación de manera individual en el sector energético, y si sucumbimos a ello, podría llegar a desestabilizarse el sector.

Algunos generadores por ejemplo, tratando de terminar sus contratos de gas, con la justificación de que solo les serán reconocidos los costos reales de generación de seguridad; algunos productores intentando ganar espacio de mercado minando la regasificadora; algunos hidráulicos extenuando los embalses porque privilegian sus posiciones individuales; algunos dirigentes cuestionando el mercado y el cargo por confiabilidad; el Gobierno actuando con un cuidado extremo ante una alerta de escasez aún no diagnosticable y, seguramente más.

Asoenergía, en representación de un importante sector de usuarios, cuya demanda nivela a la oferta en el mercado, plantea que todos debemos abogar por la estabilidad y propiciar el restablecimiento del equilibrio. Por esto, la demanda siempre debe estar incluida en los análisis y decisiones sectoriales, debe ser oída, y más allá del deber ser, es esencial que sea considerada.

Nosotros aportamos el contrapeso que permite balancear los intereses, los oportunismos y las zancadillas; basta de ser usada como excusa de posiciones particulares, y aunque llegaremos en ocasiones a ser incómoda, nos necesitan para alcanzar el balance y supervivencia de la nueva realidad.

Sí, aquí estamos en busca de nuestro espacio, para contribuir con la sostenibilidad y hacer ver nuestro valor para conservar y expandir lo logrado. Queremos hoy manifestarnos llamando a la integridad y el equilibrio. Debemos unirnos como ciudadanos, como sociedad y en este caso como usuarios.

La Asociación Colombiana de Grandes Consumidores de Energía Industriales y Comerciales (Asoenergía), gremio que reúne a los principales consumidores de energía del país, empresas industriales y comerciales; buscando aportar en el entendimiento y recuperación de la demanda, de las empresas y del sector, con solidaridad y resiliencia, necesarias para mantener la competitividad y desarrollo del país.