Analistas

Empatía público privada

GUARDAR

Ricardo Gaviria

Hace unas semanas tuvo lugar la inauguración de la segunda fase de la sede del Sena en Montelíbano, al sur del departamento de Córdoba, la cual tiene un impacto en ocho municipios y en la transformación de vida de más de 230.000 personas que están encontrando en la educación la herramienta para construir un mejor futuro, cumplir metas y sueños a través del trabajo y el emprendimiento.

Hitos de transformación y desarrollo como este no serían posibles sin la existencia de la Alianza por lo Social, la iniciativa público-privada más grande que hay en el país, firmada por el gobierno nacional y local y Cerro Matoso, la cual está apalancada por una inversión conjunta de $45.000 millones entre Prosperidad Social, la Agencia Nacional de Minería, el Sena y las alcaldías de Montelíbano, La Apartada, Puerto Libertador y San José de Uré, y Cerro Matoso.

Más allá de los millones invertidos, lo significativo es que ha sido una experiencia exitosa, en la que, por medio de un acuerdo empresarial, el papel de cada uno de los participantes ha sido clave para que se traduzca en empleo, inversión y fortalecimiento económico no solo para la región sino también para el país.

Varias cifras significativas demuestran que las alianzas público-privadas son el camino correcto: en Montelíbano en 2017 entre programas de formación titulada (técnicos) y complementaria (cursos cortos) se formaron 3.486; en 2018 fueron 4.123 y en lo que va corrido del año 2019 van 4.711 para un total de 12.320 aprendices; en 2019, en el área de emprendimiento, a través del Centro de Desarrollo Empresarial del Sena regional Córdoba, se encuentran en acompañamiento de planes de negocio 16 emprendedores entre egresados y aprendices Sena.

Transformaciones como esta nueva fase del Sena solo se logran cuando se alcanza un nivel de empatía suficiente entre las partes para avanzar de forma contundente en planeación, coordinación y ejecución de proyectos de alto impacto social, los cuales también tienen en cuenta a las comunidades en un proceso participativo y de escucha permanente.

En Cerro Matoso creemos en la cooperación entre el sector privado y el público para tener mayor impacto, y estamos convencidos que la educación es la mejor apuesta que podemos hacer por su poder de transformar vidas, construir sociedades y de dar oportunidades de avanzar y crecer. El avance y rumbo del Sena es el resultado de la Alianza por lo Social, que inició en 2013, y es la muestra que basados en las proyecciones económicas de la región y en la identificación de su vocación productiva, se puede trabajar en conjunto en la misma dirección.

Gracias a la gran acogida de la sede del Sena, hemos anunciado el desarrollo de una tercera fase, la cual será el primer proyecto financiado por medio de la estrategia de la Presidencia de La República, Obras por Impuestos el cual alcanzará un valor de $8.800 millones.

Nuestra invitación está orientada a fomentar la empatía público-privada, a generar más alianzas por lo social, por lo ambiental; a que tengamos más dialogo inclusivo y propositivo que se traduzca en proyectos que tengan por objetivo el bienestar y progreso de las comunidades y del desarrollo económico de las regiones y el país.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés