Analistas

Las únicas palomas que queremos

GUARDAR

Ramiro Santa

En el Caribe la música matutina va por cuenta del mar y las mariamulatas, pájaros bulliciosos que nos acompañan con su algarabía recordándonos que esos manglares, palmas de coco y matas de uva de playa son su casa, en medio del azul del cielo propiciado, en esta época de fin de año, por los vientos alisios donde las faenas de pesca en chalupa y de los alcatraces se acompañan.

Mariamulatas, Identidad de Trópico, representación de astucia, inteligencia, tenacidad, territorialidad y alegría, de la familia Icteridae,** pariente de los toches y los turpiales, pero no de los cuervos, su hábitat está en las zonas bajas y costaneras desde el sur de los Estados Unidos hasta el Perú. En Mexico las han han asociado con significados de los sueños, en el Pacifico colombiano dicen que siempre llegan a la hora de servir la mesa y hasta las representan en dicho que dice “pide más que una mariamulata”.

Intelectuales importantes del Caribe como Juan Gossain, con su escrito maravilloso “Mariamulata aprende a cantar” y artistas como Enrique Grau le han hecho homenajes a las belleza, altivez e inteligencia de estos pájaros. En una conversación con el maestro Gossain, me hizo una narrativa mágica del amanecer en el Caribe desde su balcón. El maestro Grau en una entrevista dijo “La mariamulata es la que nos acompaña desde que nacemos, es la que está en los patios, donde está la muchacha barriendo, en el corredor, en la entrada o asomada en las ventanas mirando lo que uno está haciendo”. El artista Grau fue el pintor y escultor insignia de las maríamulatas.

Lamentablemente en mi observación empírica de Cartagena, es cada vez es menor la cantidad de Maríamulatas y más grande la cantidad de palomas, pájaros traídos por los europeos, y es también increíble ver como la fauna endémica es atacada por esa especie que se comporta como ratas voladoras, que en gavilla y aprovechando su cantidad numérica, pelea el territorio y la comida. Es claro también que las palomas son una plaga, transmisoras de más de más de 40 enfermedades a través de sus excrementos, piojos y garrapatas como son la histoplasmosis, Clamidiosis, colibacilosis, salmonelosis, encefalitis de San Luis, aveolitis alergica, neumoencefalitis, conjuntivitis, tripanosomiasis **.

Como si el riesgo a la salud fuera poco, también es endémico de la plaga de las palomas, el daño que hacen a las edificaciones y los monumentos; son tan graves los daños, que en todos los continentes hay programas para controlar la plaga de las palomas por sus nefastos impactos en la salud, en el ambiente y en el patrimonio cultural. La investigadora Sandra Joyce Ramirez de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museologia de Mexico (ENCRYM) propone iniciar con acciones para controlar la población de palomas “Solo se puede conseguir si las personas no les dan alimento”. Aunque estoy de acuerdo en iniciar una campaña de prevención, también se deben acometer acciones más contundentes y ojalá en diciembre de 2020 podamos ver más maríamulatas en el Caribe, copetones en el interior y sólo disfrutar de la Paloma de la Paz y la del Espíritu Santo.

www.forobuchones.com
Palomas: portadoras de enfermedades silenciosas.Trabajadores.cu
>vital>salud
** validáis.org.co El Cuervo y la Mariamulata

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés