Analistas 08/07/2020

Capitalismo moral

La coyuntura nos sigue invitando a mirarnos críticamente, a analizar nuestro aporte a la sociedad, a la empresa, a familia y a evaluarnos a nosotros mismos. Una forma diferente es vernos a través de los principios de Caux Round Table CRT, que fueron construidos por los líderes empresarios, sociales, políticos, filántropos y religiosos de diferentes creencias, convocados para repensar la forma de hacer negocios y desarrollar soluciones equitativas a asuntos globales, reconociendo así el papel y la importancia de las empresas.

Desde la iniciativa CRT se inicia una corriente de pensamiento conocida como Capitalismo Moral*, la cual ha vinculado y trascendido en la academia y hace parte del currículo en universidades de Japón, Europa y la Unión Americana, con el liderazgo del PhD Stephen Young, quien de una forma generosa y abierta sigue liderando la construcción y la aproximación al capitalismo centrado en principios y el deber ser y actuar de las empresas.

Uno de los resultados han sido los Principios de Caux, fundamentados en la dignidad humana y la ética del Kyosei que se refiere al “espíritu de la cooperación” con el fin de vivir y trabajar juntos por el bien común y la prosperidad.

La sencillez de los 7 principios para las empresas demuestra también la sabiduría de quienes están trabajando todo el tiempo en ayudar a que cada vez sean más empresarios los que adopten estos principios en su cotidiano actuar, crear, resolver y aprender.

1. Respetar a los grupos de interés más allá de los intereses de acumulación, poder y fama de los gerentes y dueños.

2. Contribuir al desarrollo económico y social. Impulsar la innovación y justicia. Apoyar los DD.HH., el bienestar social, educación y progreso de las comunidades / países donde se opera.

3. Construir confianza más allá del cumplimiento estricto de la ley. Fomentar la sinceridad, la equidad, la veracidad, el cumplimiento de los compromisos y la transparencia, que impulsan la construcción de credibilidad y eficiencia en las transacciones.

4. Respeto por las reglas. Mejores prácticas, altos estándares y códigos de transparencia y cumplimiento.

5. Apoyo responsable al comercio multilateral. Cooperar y apoyar el libre comercio y modificar medidas que obstaculicen innecesariamente el comercio.

6. Respeto por el ambiente. El cuidado del planeta.

7. Abolición de actividades ilícitas. No permitir ni tolerar sobornos, lavado de dinero, relación con economías ilícitas, pero sí combatir esas prácticas.
Todos quienes han estado vinculados con Caux Round Table CRT crearon también principios para los grupos de interés como clientes, empleados, accionistas, proveedores, competidores, comunidades y gobiernos.

No obstante, para hacer una introspección individual y continuar con el trabajo personal, existen también una serie de principios que quisiera compartirles. Los principios para los buenos ciudadanos:

1. Yo debo aprender.

2. Yo reflejo y comparto lo que he aprendido.

3. Yo digo la verdad sobre lo que sé.

4. Yo no trataré de esconder mis ideas y sentimientos.

5. Yo uso mi poder sabiamente.

6. Yo me esfuerzo por hacer lo mejor en mi vida.

7. Yo no tendré temores ni miedos.

8. Yo cuidaré de mis congéneres.

9. Yo seré feliz no por rico económicamente pero por hacer lo que es correcto.

10. Yo seré agradecido por las experiencias y tiempos difíciles que necesitaron de mi coraje.

En el año 2002 fui invitado por la holandesa Digna Phillips, el miembro del parlamento británico Lord Daniel Brennan y una de las personalidades más importantes de Suiza, el presidente honorario del CRT y del Comité Internacional de la Cruz Roja, Cornelio Sommaruga, a una reunión de la Mesa Redonda de Caux en Suiza, donde estuve trabajando con líderes empresarios, de la sociedad civil, de la academia y jerarcas de varias creencias religiosas en la validación de los principios de cada corriente. En esta coyuntura de introspección y cambio, los invito a conocer esta aproximación ética para empresas, personas y sociedad.