Analistas

La psicopolítica

GUARDAR

El constante cambio de la tecnología que permite hacer mucho más dinámicos los procesos en todos los ámbitos, y entre ellos las relaciones sociales acercando al que esta lejos y alejando el que se encuentra cerca, ha creado una particularidad que ha hecho que las personas admitan ser controladas fácilmente al aportar voluntariamente sus datos personales, estilo de vida, lugares que frecuenta, costumbres y en general los pormenores que construyen su identidad. Fortaleciendo por este medio el individualismo, pero inconscientemente se hacen vulnerables al divulgar su intimidad, en un contra sentido que aliena y a la vez busca una integración social abierta. 

De esta manera dice Manuel Castells, se conforma una sociedad red que se estructura con base en las tecnologías de la información que evoluciona con la microelectrónica, surgiendo un nuevo acuerdo organizativo en relación con la producción, el consumo, la reproducción, la experiencia y el poder. 

Por consiguiente para Byung-Chul Han, las antiguas redes de la actividad humana, al transformarse en redes sociales de la información, han facilitado la acción colectiva en una lógica descentralizada de libre información, de coordinación y ausencia de jerarquía permitiendo el pronunciamiento de innumerables personas, consiguiendo la solidaridad y unión a cada causa en particular sin ningún compromiso, pero también han propiciado que desaparezcan las esferas privadas, al dar a conocer todo tipo de información en una comunicación digital que es incontrolable e incalculable, surgiendo incluso grupos que se manifiestan de manera inestable, efímera y amorfa sin poder integrarse en un nexo estable del discurso. 

Haciendo en consecuencia de los pronunciamientos de la sociedad de la indignación, un escándalo que carece de firmeza; su actitud de rebeldía, la histeria y la obstinación no permiten ninguna comunicación discreta y objetiva, al no tener diálogo ni discurso. 

Por este conducto el individualismo, crea vulnerabilidades sociales al conformar espacios que el Estado no puede proteger, estableciéndose una nueva técnica de dominación que es la psicopolítica, que estabiliza y reproduce un sistema dominante por medio de una programación y control psicológicos en el que participan diferentes actores, fijando estereotipos y modelos de conducta al que se someten los individuos sin ser plenamente conscientes de ello influidos por los medios de comunicación, algo que Hans Magnus Enzensberger ha llamado la manipulación industrial de las conciencias. 

Demostrando que Aristóteles estaba en lo cierto, cuando adujo que un gran número de personas eran esclavos por naturaleza, porque cuando se le soltaban las cadenas no poseían los recursos morales e intelectuales para afrontar la responsabilidad de su libertad; complementando Berlín, que los esclavos pueden proclamar su libertad, pero eso no los hace menos esclavos.

Ahora este panóptico digital guarda información de todos los sujetos del mundo, conformando una sociedad psicopolítica de la transparencia, introduciendo un psicopoder a través de la vigilancia digital develado por Byung-Chul Han, que se basa en la exploración de datos que hace visible los modelos colectivos de comportamiento, haciendo de este un mecanismo más eficiente que el biopoder, porque vigila, controla y mueve a las personas no desde fuera, sino desde dentro, apoderándose de la conducta social de las masas al controlar su lógica inconsciente. 
 

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés