Analistas

Millennials por la paz

La generación del milenio o millennials, aquellos nacidos entre el 80 y 2000, a quienes algunos llaman nativos digitales son, en realidad, una generación que tiene una concepción del mundo muy diferente a las generaciones anteriores. Estos jóvenes no sólo cuentan con la energía típica de la juventud sino también buscan crear e innovar en cada micro segundo de su vida. Tienen tantas conexiones como ventanas abiertas en su computador y dispositivos móviles, ya que no hay tiempo para perder en un mundo en el que todo sucede YA. 

Hablando con algunos de ellos, descubrí un grupo en particular comprometido con la paz en Colombia, pero desde una perspectiva diferente a la del simple o complejo proceso de paz, ya que normalmente son apolíticos. Tuve la fortuna de charlar un rato con Laura Pacheco de Aiesec, la organización más grande de jóvenes en el mundo. 

Me comentó sobre el proyecto Peace Makers cuyo objetivo es enviar “durante 7 semanas, a 100 jóvenes víctimas del conflicto armado colombiano de intercambio, todo pago a México, Perú y Ecuador, en la mitad del año 2016”.

Los objetivos de dicho proyecto son: “vincular de manera activa a la sociedad civil y a la comunidad internacional (específicamente Ecuador, Perú y México) en los procesos de reparación integral a las víctimas del conflicto colombiano; promover la conciencia de paz en los niños y jóvenes de la comunidad partícipe, a través de talleres de formación; generar hábitos de vida saludable y fomento de actividad física entre las comunidades por medio del trabajo con niños y jóvenes de las mismas; promover la protección del medio ambiente a través de campañas de cuidado de recursos naturales, uso responsable del agua y reciclaje”. 

Iniciativas como está son muestra de cómo los millennials, al encontrarse con un país y un sistema político complejo y robusto, buscan alternativas viables, creativas e innovadoras, que contribuyan al cambio de percepción. Saben y perciben que la paz no está solo en la firma de un acuerdo sino en los pequeños actos que día a día van sumando en las vidas de las personas.

Hablando con varios millennials señalan cómo la historia se repite pero con nuevas herramientas, ejemplo de lo cual se puede ver en cómo hoy aportan a las noticias en medios de comunicación existentes. “Hace más de 20 años ocurrió la Séptima Papeleta, y fue una muestra de invitación al cambio de un sistema por parte de los jóvenes, hoy no lo hacemos de forma física, sino mediante comentarios en las redes sociales, esa es nuestra papeleta”, comentaba Mauricio en una reunión sobre la paz y los jóvenes. 

También comentan que al tener todos los medios de información posibles, es más difícil convencerlos de algún tema, ya que cuentan con la información a la mano, razón por la cual toman sus propias decisiones de forma independiente sin la presión que se ejerce política y socialmente. Todo en un sólo clic se verifica y compara, se conoce rápidamente quién habla, su coherencia, y número de seguidores con que cuenta. El reto más grande de la generación radica en el filtro que se hace a la información, es por ello que el empoderamiento y generación de criterios de búsqueda y de pensamiento es vital para ejercer un buen liderazgo. Al tener acceso a millones de informaciones, es una generación que reconoce las diferencias que, además, tiene la posibilidad de interactuar con diferentes jóvenes de todas partes del mundo y de situaciones socio económicas diversas, lo que trae como consecuencia una estructura comunitaria en la que el planeta busca la integración y por ende la paz. 

Finalmente, debo contarles que para la ejecución del proyecto Peace Makers, se está invitando a los empresarios a ser aliados y patrocinadores de estos 100 jóvenes en condiciones de vulnerabilidad, para que se conviertan en líderes, agentes de cambio para Colombia y Latinoamérica. Esta generación necesita de su apoyo para hacer parte del cambio.