Analistas

Felicidad Organizacional: ¿materia soft?

Después de estar tres días en el Wohasu (World Happiness Summit) en Miami, acompañada de empresas de la Comunidad F de Colombia, donde tuve el privilegio de conocer a los gurús en materia de Felicidad Organizacional, quisiera compartir con ustedes las conclusiones de un evento al que asistieron más de 50 conferencistas y más de 600 personas de todas partes del mundo. 

Tres temas centrales hicieron de la experiencia una razón para dar inicio al camino de la Felicidad Organizacional, después de la Semana F y de la Celebración del Día Internacional de la Felicidad el pasado 20 de marzo. Los temas fueron: felicidad y la intención, felicidad y el propósito de vida y, felicidad y medios de comunicación.

Felicidad y la intención: Tal Ben-Shahar experto en psicología positiva de la Universidad de Harvard, compartió con nosotros su experiencia en empresas sobre el tema de la felicidad, haciendo hincapié en que la misma tiene varias esferas a trabajar: espiritualidad, intelectual, relaciones y emocional. Desde el punto de vista espiritual se debe encontrar el propósito o razón por la que cada uno de los trabajadores o colaboradores se encuentra en la empresa, cómo el propósito de vida individual y el de la empresa deben fusionarse en uno solo para que la vida tenga sentido. Las prácticas de meditación formal y no formal, y el mindfulness solo sirven en cuanto a la necesidad de los seres humanos de estar presentes en cada instante, para lograr recuperarse de la pandemia de estrés que sufre el mundo. 

La necesidad de descansar y estar presentes ayuda a que el cerebro esté recuperado para hacer cada tarea de forma productiva y eficiente. Desde el punto de vista intelectual, señala la importancia de leer, pero leer a conciencia, es decir, profundizar en el texto. Dice que cuando una persona lee a conciencia el cerebro tiene después la capacidad de leerlo todo, una relación, un negocio, un contrato, una situación. Sobre las relaciones, es importante resaltar que son el indicador número uno de la felicidad y que es vital comprender que no somos perfectos y que por eso se debe trabajar en relaciones profundas, íntimas y sanas en todas las esferas de la vida. 

Ser feliz no es ser egoísta sino dar más por los demás. En cuanto a la emocionalidad, resalta la necesidad de entender que la felicidad no es andar todo el día sonriendo, sino comprender cada emoción, vivirla y dejarse a sí mismo ser humano. 

Felicidad y el propósito de vida: Por su parte, Shawn Achor investigador sobre el feliz secreto para trabajar mejor, señaló que la felicidad es moverse hacia el potencial, la felicidad no es un tema soft, como creen las empresas, en realidad es el core o corazón de movimiento de cada uno de los trabajadores. Las empresas esconden la necesidad de trabajar en la gente llamándolo liderazgo, trabajo en equipo o comunicación asertiva, cuando en realidad lo que se quiere es trabajar en tener mejores personas para que estén felices para que y por eso, hagan mejor su trabajo. No debemos pretender cambiar el mundo entero para después ser felices, debemos ser felices primero, cambiar nuestro mundo, y a partir de allí todo cambiará. 

Felicidad y medios de comunicación: siempre ha levantado gran debate si las noticias negativas venden más que las positivas. Desde el punto de vista de Ismael Cala (CNN), Michell Gielan (CBS) y Deborah Heisz cofundadora de la revista Live Happy LLC, se debe encontrar una fórmula en la que se pueda mostrar lo negativo desde una perspectiva educacional, en la que se encuentren soluciones para los problemas o retos que tiene el mundo entero. Es la falta de educación de los medios y televidentes lo que hace que el cerebro esté adecuado a ver noticias que lo único que generan son estados de depresión y estrés alrededor del mundo. No se trata de ignorar los hechos sino hacer algo al respecto y para esto se requiere de un cambio de percepción orientado a la acción. 

Detrás de la felicidad existen millones de expertos, cifras, experimentos y datos que nos llevan a comprender y entender que hay una ciencia detrás y que no se trata de materia soft sino que constituye el corazón de cada negocio.