Analistas

Un león, un dentista y el costo creciente de la atención médica

GUARDAR

Pero una vez que uno se enfoca en el tema, resulta que tiene una implicación importante; a saber, que la teoría dominante detrás de las nociones conservadoras sobre la reforma al sistema de salud está completamente equivocada.

Durante muchos años, los conservadores de Estados Unidos han insistido en que el problema con los costos del servicio de salud es el hecho de que no tratamos a la atención médica como un producto de consumo común. La gente tiene seguros, lo que significa que “no arriesgan el pellejo” lo suficiente para sentirse incentivados a controlar los costos. Entonces, lo que necesitamos, según dice este razonamiento, es servicio médico “impulsado por el consumidor”, donde las aseguradoras ya no paguen por gastos rutinarios como las visitas al consultorio del doctor, y donde todo mundo busque los mejores precios.

La respuesta habitual ha sido que esto conlleva ir donde no hay dinero; que dado que los costos del servicio están dominados por los grandes gastos que deben ser pagados por las aseguradoras, simplemente no se puede hacer un gran ahorro elevando los deducibles y los copagos, por ejemplo.

¿Pero qué tal si hasta la premisa subyacente _ que las decisiones individuales mantienen bajos los costos _ estuviera completamente equivocada?

Resulta ser que sustancialmente menos gente tiene seguro dental en comparación con seguro médico general. E incluso cuando hay disponible un seguro dental, típicamente hace que los pacientes arriesguen mucho pellejo. Pero los costos dentales han aumentado con la misma rapidez que el gasto en salud en general, y pudiera ser que el papel reducido de las aseguradoras de hecho haya elevado esos costos.

Según Wonkblog: “En el resto de la medicina, las aseguradoras tienen una función importante al limitar los costos y promover la calidad. El poder de mercado del Medicare y de las principales compañías nacionales de seguros les permite insistir en mejores tarifas para sus clientes cuando negocian con los doctores y los hospitales.

“’Ha habido menos presencia de todo tipo de pagadores de seguros en el sector dental’, explicó Andy Snyder, quien está cargo de la salud oral en la no partidista Academia Nacional de Política de Salud del Estado. ‘El Medicare no cubre servicios dentales de rutina, y la cobertura dental privada es mucho menos común que la cobertura médica privada. Por tanto, la industria dental ha enfrentado menos de las presisones de contención de costos y mejora de la calidad que lo que experimentó el resto del sector de la atención médica durante el último par de décadas’”.

Entonces, arriesgar más el pellejo no solo es inútil, sino de hecho contraproducente.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés