Analistas

Toda la verdad y nada más

El criterio, según Politifact, parece ser que un hecho no es un hecho si ayuda a la narrativa demócrata. En su Informe de Gobierno del 24 de enero, el Presidente Obama dijo: “Durante los últimos 22 meses los negocios han creado más de tres millones de puestos de trabajo. El año pasado, la cifra fue la más alta desde 2005”.

Cosa que simplemente es cierta. Punto. Pero Politifact inicialmente apenas la calificó de "verdad a medias" porque "esencialmente estaba tomando crédito por el crecimiento del empleo". De hecho no estaba tomando crédito – e incluso si así hubiera sido, un hecho es un hecho. No creo que la palabra signifique lo que Politifact piensa que significa.

Encontrando la verdad
Un lector hace una buena pregunta: ¿adónde hay que ir para comprobar que una declaración de un político realmente es cierta?
La respuesta, desafortunadamente, es que depende del tema de la declaración. La mayoría de las cifras económicas puede corroborarse recurriendo a fuentes oficiales de datos como el Buró de Estadísticas Laborales o el Buró de Análisis Económico, y muchas de esta información oficial está inmediatamente disponible en la excelente base de datos F.R.E.D. del Banco de la Reserva Federal de San Luis. Pero la respuesta más amplia es que hay que saber dónde buscar.

Ahora, el punto de Politifact y otros sitios que corroboran hechos supuestamente debe ser que hacen este trabajo en lugar de los lectores, para que no tenga que aprender de fuerza laboral o comercio o crimen o cualquier otra estadística cada vez que dude de la afirmación de algún político.

Desafortunadamente, Politifact ha perdido de vista lo que supuestamente debería estar haciendo. En lugar de simplemente decir si una afirmación es cierta, está intentando actuar como cierto tipo de árbitro en lo que imagina que es un juego limpio: incluso si un político dice algo completamente cierto, es juzgado sólo como parcialmente verídico si Politifact siente que el hecho está siendo usado para ganar una ventaja política injusta.

En el caso de la declaración del Sr. Obama sobre el empleo, Politifact primero dijo que era una verdad a medias, y después la actualizó a casi completamente cierta, no porque el Sr. Obama haya dicho algo objetivamente incorrecto sino porque Politifact percibió que el Sr. Obama intentaba implicar que él fue responsable de las ganancias.

Esto es profundamente erróneo en dos niveles. Primero, la corroboración de hechos debería consistir en corroborar hechos – no en intentar imponer cierto tipo de reglas de Marqués de Queensbury sobre cómo se permite usar los hechos.

Además de socavar la misión, esto vuelve todo subjetivo – note que Politifact ni siquiera estaba analizando lo que dijo el Sr. Obama; analizó su impresión sobre lo que podría estar intentando implicar. ¡Dejen eso para los comentaristas de televisión!

En segundo lugar, en la práctica esto se convierte en un asunto partidista. La simple realidad es que en el paisaje político estadounidense de la actualidad, los republicanos cometen mucho más errores garrafales con los hechos que los demócratas. Lo siento, pero así son las cosas.

No obstante, Politifact quiere ser visto como apolítico. Si sólo se apegara a los hechos, podría decir: 'miren, sólo estamos informando hechos'. Pero habiendo definido su papel como algo que va más allá de revisar hechos para decir si éstos están siendo usados de forma "propia", entonces se encuentra bajo la presión de ser "equilibrado", lo que termina traduciéndose en hacer excusas para las falsedades republicanas y encontrar formas de criticar las declaraciones verídicas de los demócratas.
Todo eso es muy triste.