Analistas

Separando los hechos de la ficción en Sudamérica

El columnista Matt Yglesias, quien acaba de estar en Argentina, hace poco escribió en Slate sobre las lecciones de la recuperación de ese país luego del abandono de la “ley de convertibilidad” de un peso por un dólar. Tal como lo dice, es una notable historia de éxito que discutiblemente encierra lecciones para la eurozona.

"El impago y la devaluación difícilmente fueron una fiesta. Destruyeron el sistema bancario del país y acabaron con los ahorros de muchos argentinos", escribió el Sr. Yglesias el 1° de mayo. "Pero funcionó. Argentina ha crecido rápidamente en los años subsecuentes y su tasa de desempleo ha caído constantemente a 6.7 por ciento, una tasa que envidiamos en Estados Unidos", indicó.
 
Sólo agregaría algo más: la cobertura mediática de Argentina es otro de esos ejemplos sobre cómo la sabiduría popular aparentemente puede hacer imposible entender hechos básicos. Seguimos escuchando historias sobre la recuperación de Irlanda cuando, de hecho, no hay recuperación – pero demonios, debería haberla, porque hemos hecho "lo correcto", así que eso es lo que publicamos.
Y al contrario, los artículos sobre Argentina casi siempre tienen un tono muy negativo – que son irresponsables, que están renacionalizando algunas industrias, que hablan de populismo, así que las cosas deben estar yendo muy mal; no importan los datos, presentados en esta página.
Sólo para ser claro, creo que a Brasil le está yendo muy bien, y ha tenido buen liderazgo. ¿Pero exactamente qué hace que Brasil sea un impresionante BRIC mientras que Argentina siempre es menospreciada?
 
De hecho, sabemos por qué – pero no habla bien del estado de los informes periodísticos de economía.
No sé mucho de historia (antigua)
Las cosas que hago por la venta del libro. Recientemente debatí (más o menos) con Ron Paul en Bloomberg TV – puede verse en Internet en la página bloomberg.com/video).
 
Pensé que podíamos tener una discusión sobre por qué la inflación descontrolada que él y sus aliados siguen pronosticando no ha sucedido. Pero no, insistió (si lo entendí bien) en que la desvalorización de la moneda y los controles de precios destruyeron el Imperio Romano. Respondí que no soy defensor de las políticas económicas del Emperador Diocleciano.
 
De hecho, empero, las apelaciones a lo que sucedió en algún momento del pasado lejano son bastante comunes en el lado de la economía que apoya el estándar de oro. Y es bastante revelador.
Quiero decir, la historia es esencial para el análisis económico. Realmente hay que conocer, digamos, sobre el fracaso de la ley de convertibilidad de Argentina, de los efectos de la dedicación del Canciller Brüning al estándar de oro en Alemania y muchos otros episodios.
 
De alguna forma, empero, a la gente como el Sr. Paul le desagrada hablar de los acontecimiento de hace un siglo, para los que tenemos datos razonablemente buenos; les gusta hablar de acontecimientos de las profundidades de la historia, donde realmente no sabemos qué pasó. Creo que no es accidental. En parte es un intento del autodidacta por presumir su conocimiento esotérico; pero también se debe a que realmente no sabemos qué pasó – ¿realmente qué pasó durante la era diocleciana? -, así que puede proyectar a los incompletos registros lo que crea que debió haber pasado y después clamar reivindicación por lo que sea que quiera creer.
De cierta forma es divertido – excepto que este tipo de pensamiento domina uno de nuestros dos principales partidos políticos.