Analistas

Los problemas de Europa cambian hacia el norte

Sin embargo, la otra narrativa, favorecida por Berlín y Bruselas, ve la crisis del euro como el precio del pecado. De acuerdo con esta narrativa, los países del sur de Europa se comportaron irresponsablemente, y ahora están pagando el precio. Lo que estas naciones deben hacer es instituir un reino de virtud, de responsabilidad fiscal y de reforma estructural, y todo estará bien.

Por tanto, es importante señalar que el foco de los problemas de la eurozona está avanzando desde el sur hacia un arco de descontento norteño; a países que no coinciden para nada con el estereotipo de los sureños perezosos.

Notablemente, Finlandia es el nuevo enfermo de Europa en estos días. Y a Holanda _ que en muchas formas es más alemán que los alemanes _ le está yendo ligeramente mejor que a Italia, pero significativamente peor que a Francia y Portugal.

Efectivamente, a Francia _ tema de mil reportes noticiosos sobre la forma en que un Estado benefactor generoso está matando a su economía _ le está yendo relativamente bien.

Las sacudidas específicas varían. Finlandia ha sido golpeada por la caída de Nokia y el efecto adverso de los medios digitales sobre las exportaciones de papel prensa. Los holandeses están sufriendo por el estallido de una burbuja de la vivienda, un severo desapalancamiento y la carga adicional de la manía por la austeridad. Pero el punto general es que cuando las cosas salen mal, no hay una buena respuesta.

Entonces, quizás los infortunios del euro reflejan un mal sistema, no un fracaso moral por parte de las naciones en problemas. ¡Das ist unmöglich!