Analistas

¿Las casas realmente se construían mejor antes?

GUARDAR

Michael Appleton para The New York Times

Una cosa es clara: ha habido una impactante e imperdonable caída en la inversión pública en momentos en que deberíamos estar haciendo mucho más. Los trabajadores de la construcción están sufriendo de alto desempleo; los costos de la deuda pública están en bajos niveles históricos; la economía está esencialmente inundada con exceso de trabajo y capital que implora ser utilizado. Y vea qué le está pasando a la construcción pública en el gráfico de aquí.

Pero el Sr. Petroski sostiene que la construcción privada también está en mala forma, con materiales baratos y mala hechura.

Es fácil recabar anécdotas en ese sentido, y casi todo mundo tiene la sensación de que solíamos construir cosas mejor. Hace unos años se estaba construyendo un condominio en las calles 86th Street y West End Avenue, en Nueva York; exhibía una enorme pancarta que prometía “Vida del Siglo XXI Como Antes de la Guerra”. Si alguien conoce Nueva York, eso significaba techos altos y paredes gruesas.

Y cuando me mudé por primera vez a Princeton, Nueva Jersey, durante un tiempo mi esposa y yo vivimos en una MacMansión completamente nueva de West Windsor, Nueva Jersey, que era enorme, con habitaciones gigantescas, y que se estaba desbaratando desde el primer día.

Pero me preocupan las muestras sesgadas. Sí, los edificios viejos que conocemos parecen estar mejor construidos que los nuevos. ¿Pero no hay un tema de sesgo de supervivencia? Los edificios de antes construidos de forma barata tuvieron mucha más probabilidad de haber colapsado o, para el caso, de haber sido demolidos que las estructuras de calidad, de tal forma que lo que vemos ahora es lo mejor del montón. Los años posteriores a la Guerra Civil fueron descritos en ese entonces como la Era Chapucera (que originalmente era una palabra para estructuras baratas producidas por explotadores de la guerra), e indudablemente había muchos bloques de viviendas mal construidos.

Y cuando era joven (siendo estudiante de posgrado y como profesor asistente) mis amigos y yo vivíamos en los “triple pisos” del área de Boston; permítanme decirles que no estaban bien construidos. Algunos de mis amigos tenían una soga atada a la puerta del refrigerador porque de lo contrario se abría gracias a la inclinación del piso.

Ah, y no a todo lo que vale la pena hacerse le está yendo bien. La construcción barata tiene sentido si se sospecha que los cambios en el uso de suelo harán que una estructura costosamente construida se vuelva obsoleta muy pronto.

Dicho lo anterior, no sé si el Sr. Petroski esté equivocado; tal vez los estadounidenses realmente están construyendo mal. Pero necesitaría mejor evidencia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

Michael Appleton para The New York Times

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés