Analistas

La ilusión de Letonia

GUARDAR

Martin Wolf, columnista de The Financial Times, escribió recientemente un artículo muy bueno sobre los intentos por poner en un pedestal a los estados bálticos, especialmente a Letonia, y afirmar que es una demostración de que la austeridad funciona. Principalmente argumenta puntos que he señalado antes: la producción sigue estando muy por debajo del clímax previo, y el desempleo es muy alto pese a una drástica emigración.

El Sr. Wolf agrega que de cierta forma el ajuste de los Estados bálticos también fue facilitado por el hecho de que eran economías muy abiertas que jugaban a alcanzar a Occidente, de tal forma que el crecimiento rápido de las exportaciones fue relativamente fácil de alcanzar. Sin embargo, hay otro punto que me gustaría presentar.

 
La gente que elogia a los estados bálticos tiende a sacudirse las observaciones de que el desempleo sigue siendo alto y que la producción sigue estando muy por debajo de los clímax previos a la crisis, afirmando que el elevado nivel de empleo y producción de 2006 y 2007 reflejan la burbuja y que no debería esperarse que vuelvan. No creo que comprendan qué tan problemático es este argumento.
 
Primero que nada, la idea de que el producto interno bruto (PIB) y el empleo pueden inflarse enormemente sobre niveles sostenibles con una burbuja es cuestionable. Sabemos que las economías pueden operar muy por debajo de su capacidad; operar muy por arriba es una postura más dura de defender. De hecho, es normal valorar tendencias en capacidad con interpolación “cresta-cresta”,  asumiendo que las crestas son mucho más similares que los ciclos, y que el “sobre” empleo, aunque puede suceder, no puede ser muy grande.
 
Similarmente, piense en lo que este tipo de apología implicaría para Estados Unidos en la década de 1930. La economía estadounidense se desplomó de 1929 a 1933, pero creció muy rápido de 1933 a 1936. Para 1935 ya producía más que en 1924; para 1936 estaba por arriba de su nivel de 1929. Entonces, ¿la Gran Depresión se había acabado y Estados Unidos era una tremenda historia de éxito? Pocos afirmarían eso; indudablemente aún nos quedábamos muy cortos del lugar que deberíamos tener.
 
Pero la historia báltica, según como se cuenta, tiene un agujero lógico aún más grande. Se afirma que la experiencia de Letonia demuestra que la austeridad funciona como respuesta a una economía profundamente deprimida. Pero entonces, cuando se señala que la recuperación todavía ha dejado a la producción y al empleo muy por debajo de sus niveles de antes de la crisis, nos dicen que de cualquier forma esos niveles no eran sostenibles. ¿Ve el problema? Los apologistas, al afirmar que el clímax previo a la crisis no es una meta realista, también están afirmando que, para empezar, Letonia nunca ha sido esa economía tan profundamente deprimida.
 
Creo que se equivocan. Pero no pueden tener las dos cosas, afirmando que la austeridad es justo lo que necesitan las economías en problemas para luego disculpar el desempeño de Letonia afirmando que el auge previo fue una ilusión. 
 
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés