Analistas

Acabar con el Sí y el No

Ya no existe ninguna duda que la gran mayoría de colombianos desean la paz, pero si se continúa dividiendo al país entre los del Sí y el No, lo que se está haciendo es dividiendo la patria y entorpeciendo todos los procesos de mejoramiento que se pueden lograr a la luz de las nuevas propuestas y con la buena voluntad de todas las partes que vienen opinando.

No podemos continuar con esta absurda división y mucho menos aprovechar que al final de las bellas palabras actuemos como los doncenones “primero las flores y después las vainas”; vamos camino a un abismo que sin querer queriendo lejos de lograr la unión de todos, los ciudadanos colombianos aumentan más las diferencias de criterios.

Reflexionemos sobre la necesidad urgente de lograr un acuerdo en el menor tiempo posible y poder iniciar la reconstrucción del país que con tanta urgencia necesitamos. A los líderes y dirigentes del país les suplicamos que analicen las graves consecuencias de un país dividido. Aspiramos que todos y cada uno de los ciudadanos avizoren las consecuencias de estas divisiones que estamos viviendo diariamente en los diferentes y mediáticos sistemas de comunicación de que disponemos. Lamentablemente los estamos utilizando no para construir, sino para destruir y dividir.

Los verdaderos líderes de la patria deben asumir su papel de aglutinadores del grueso de la población y en ningún momento se deben aprovechar de las diferencias que aunque respetables, son dañinas y nos llevan a abismos profundos de incomprensión.

Los jefes de los partidos no pueden continuar pescando en río revuelto para su beneficio sin importarles las consecuencias que tiene para la unidad nacional esta constante división y ofensa de cada una de las partes.

Muchos colombianos quisiéramos ver en los líderes, gestos de respeto y buen comportamiento “ojalá cogidos de la mano aunque distantes en su pensamiento para bien de la patria”, solo así lograremos la PAZ que todos reclamamos y a la que tenemos derecho.

Señores líderes; la solución está en sus manos, actúen con prontitud y serenidad. No debe ser nunca un encuentro donde hay vencedores y vencidos, debe ser un encuentro que beneficie a todos y cada uno de los Colombianos, el país no aguanta más ofensas y distancias.

Hagamos una reflexión sana sobre este delicado asunto.