Analistas

Política y Banca Central

La semana pasada, antes de que la Junta del Emisor se reuniera, el Presidente Santos hizo “un llamado a la Junta del Banco de la República. El Banco es independiente, le hemos respetado siempre la independencia, pero en esta ocasión quiero hacerle un respetuoso llamado para que no sigan aumentando las tasas de interés”. Explicó que “un aumento adicional en las tasas de interés en este momento nos trae más perjuicios que beneficios”. Y tras la votación de la Junta, que no siguió su consejo, filtró que la decisión había sido dividida y de nuevo abogó por frenar las alzas: “Yo espero que sea la última vez que aumenten esa tasa porque ya comienza a afectar el crecimiento y eso tiene unas repercusiones sociales y económicas que son negativas frente al objetivo único de combatir la inflación”.

La semana pasada, antes de que la Junta del Emisor se reuniera, el Presidente Santos hizo “un llamado a la Junta del Banco de la República. El Banco es independiente, le hemos respetado siempre la independencia, pero en esta ocasión quiero hacerle un respetuoso llamado para que no sigan aumentando las tasas de interés”. Explicó que “un aumento adicional en las tasas de interés en este momento nos trae más perjuicios que beneficios”. Y tras la votación de la Junta, que no siguió su consejo, filtró que la decisión había sido dividida y de nuevo abogó por frenar las alzas: “Yo espero que sea la última vez que aumenten esa tasa porque ya comienza a afectar el crecimiento y eso tiene unas repercusiones sociales y económicas que son negativas frente al objetivo único de combatir la inflación”. 

En otras partes del mundo, una declaración presidencial sugiriendo el curso de la política monetaria sería tan inaceptable como una en la que el Ejecutivo le sugiriera a un magistrado el sentido de un fallo. El reciente comentario presidencial tiene un picante adicional en esta ocasión porque en pocos meses el Presidente deberá reemplazar a dos miembros de la Junta. A uno de ellos se le vence el periodo, pero en el otro caso podrá escoger a quién retira. Algunos, por tanto, interpretarán la presión presidencial como una advertencia a los miembros de la Junta para hacer puntos si quieren permanecer en el cargo. 

Más allá de las interpretaciones conspirativas, bienvenido el debate que plantea el Presidente y bienvenidos los llamados al Banco para que haga un balance sobre los costos y los beneficios de los incrementos en la tasa de interés. El debate que plantea el Presidente no debería ser ignorado por el Banco. Está claro que ambos tienen algo de razón: el Banco acierta al decir que tasas de interés más altas deberían ayudar a bajar la inflación. Pero el Presidente también tiene razón en que esos incrementos no bajan la inflación por arte de magia: lo hacen enfriando la economía con efectos adversos sobre la tasa de desempleo. 

El esquema llamado “inflación objetivo” que utiliza el Emisor tiene entre sus pilares comunicarle al público de la manera más clara posible las razones de sus decisiones, las consecuencias de estas y de las alternativas relevantes que desecharon. Una coyuntura como la actual merece una rendición de cuentas del Banco más precisa. Los colombianos quisiéramos entender qué hubiera pasado con la inflación si no hubiéramos subido la tasa de interés y qué esperamos que suceda habiéndola aumentado. Así mismo, quisiéramos entender el tamaño estimado por el Banco de los efectos colaterales, en los que hace énfasis el Presidente, del incremento en la tasa de interés. 

Desde hace algunos años, el Banco publica las minutas de la Junta. Ese fue un avance importante en el camino de ir perfeccionando tanto la comunicación con el público, como la transparencia y la rendición de cuentas que una institución tan importante como el Banco debe hacer en una sociedad democrática. Pero esas minutas son documentos generales que no abordan el debate de argumentos al nivel de detalle que las circunstancias con frecuencia ameritan. Va siendo hora de dar otro salto en esa rendición de cuentas, en ese aporte al debate de argumentos: publicar en los “Informes de Inflación” los pronósticos de inflación y actividad económica ante sendas alternativas de tasas de interés sería un paso importante en esa dirección.