Analistas

Walt Disneyflix

(Encuentre aquí el audio de esta columna)

La semana que termina trajo novedades en el entretenimiento digital. Disney, una de las mayores compañías de entretenimiento, sorprendió al mercado, al informar que a partir de 2019 salen del portafolio de Netflix todas las series y películas de su propiedad. Se supo que además de Disney, también Marvel y Star Wars han decidido retirarse de la famosa plataforma. La información se conoció por intermedio de su representante Robert Iger, quien confirmó los rumores de las últimas semanas y añadió que se ha llegado a un acuerdo para trabajar conjuntamente otros proyectos con Netflix, como la coproducción de la serie “Daredevil”.

HBO, Apple, Amazon y varios operadores de telecomunicaciones han informado de los desarrollos o intentos de plataformas para competirle a Netflix. En Colombia, Directv, Claro y Movistar ya lanzaron sus primeras versiones y pronto llegará TotalPlay de Tv Azteca que ha sido exitoso en México.

El anuncio de Disney tiene además dos ingredientes que no son menores. Primero debemos recordar que son dueños de Pixar y de Espn. Pixar, que produce contenidos digitales, es el principal elemento que amenazaría la zona de confort que hoy tiene Netflix en este tipo de servicios. Se ha dicho entre expertos norteamericanos, que Pixar está listo para desarrollar series, y no sólo películas, que abarcan público adulto al igual que el infantil. Parten del supuesto de éxitos taquilleros como Los Simpson de Fox, que son consumidos principalmente por adultos. En pocos años, los que hoy son jóvenes y serán adultos, tienen incorporada la cultura del consumo audiovisual digital, mucho más que los adultos de hoy.

En segundo lugar, Espn planea lanzar una plataforma de deportes, inicialmente para Canadá y Estados Unidos, en donde van a transmitir en vivo y en directo por streaming los juegos de diferentes disciplinas. Aquí todavía no puede competir Netflix, no solo porque no tiene los derechos de transmisión, sino porque su plataforma no es lo suficientemente robusta como para soportar miles de usuarios simultáneos consumiendo video en tiempo real. Netflix se apalanca en que la mayoría de sus consumidores bajan el contenido a sus dispositivos y el ancho de banda que se consume no es dramáticamente gigante para las películas o series. Es un cambio significativo para el consumidor y para el proveedor del contenido. También se habla en el mercado de la aparición de “Sportflix”, una plataforma mexicana que transmitirá la liga de Hockey, la NBA, el fútbol americano, la Fórmula Uno y el Golf. Espn tendría como diferencial, desde 2018 en adelante, un total de 10.000 juegos de diferentes ligas de Estados Unidos y el mundo, algo difícil de igualar para una empresa que no tenga control sobre múltiples derechos deportivos.

El salto empresarial de Disney es desproporcional, pensando especialmente en la información que van a capturar de sus suscriptores. Los datos que hoy tienen de los visitantes a sus parques y tiendas, se van a complementar con información del consumo audiovisual. No se nos haga extraño que comiencen a diseñar paquetes Disney que incluyan los contenidos audiovisuales, entradas a los parques y el merchandising de productos de sus tiendas. Como dicen los expertos, el contenido es rey y Disney lo entendió perfectamente. Se acabará así en la próxima década el monopolio de Netflix y será superado por quienes verdaderamente controlan y producen los contenidos. Bienvenidos al nuevo parque digital Walt Disneyflix.