Analistas

No pare, sigue sigue

El 6 de agosto de 1998, un día antes de la entrega de su cuestionada presidencia, Ernesto Samper Pizano firmó, entre otros, un decreto de aumento salarial a cierto nivel de los magistrados de las altas cortes. Una jugada maestra para tener contentos por unos años a los magistrados que seguirían investigando el famoso “proceso 8.000”. El decreto que firmó, otorgó un aumento que amarraba el valor de los salarios de magistrados al valor que ganaban los congresistas. El aumento resultó desproporcionado, cuando dentro del mismo Estado en sus cuatro años de mandato, solo había autorizado aumentos cercanos a la inflación de cada año. Sería bueno que el expresidente se pronunciara, ya que por estos días anda muy activo en las redes sociales, hablando de temas de interés nacional. Uno de sus trinos de ayer: “@ernestosamperp: Bienvenida solución final a paro judicial. El servicio civil debería definir pautas d nivelación para q se apliquen en mediano plazo a todos”. De los magistrados a quienes benefició no ha dicho nada. El paro de este año en parte se lo debemos a esa jugada de “ajedrecista”.

Las diferencias en los rangos salariales se fueron acrecentando año tras año. Un magistrado de una alta corte gana hoy mensualmente $25.382.049, un Magistrado Auxiliar $19.627.186 y un abogado con especialización $5.421.576. En un Tribunal por ejemplo, el Magistrado gana $19.627.186 mientras el Secretario del Tribunal o el Relator ganan apenas $3.710.551. En el caso de los juzgados, un juez penal del circuito especializado gana $6.376.640, un juez del circuito $5.722.936 un juez municipal $4.447.493, el secretario $2.150.698 y un oficial mayor sustanciador $1.837.336. Muchas veces los abogados de rango y salario bajo son quienes hacen un gran porcentaje del trabajo en los fallos y demandas. Algunos dicen que en nuestro sistema judicial, esta asimetría abre fácilmente la puerta a la corrupción, generando cambios en el sentido de los fallos.

La Ministra de Justicia Ruth Stella Correa, propuso disminuir la brecha salarial entre los empleados de la Rama Judicial. Según el gobierno, la solicitud es realista y hay plena justificación para nivelar: “El Gobierno todo el tiempo ha sido flexible, ha reconocido, sabe del derecho que asiste, ha propuesto un programa serio y coherente pero sobre todo sostenible fiscalmente que garantice ese pago”. También advirtió que más allá de lo ofrecido no existen recursos disponibles dentro del estado y que serían los colombianos quienes están asumiendo las consecuencias y sobrecostos de este paro.

Algunos expertos han concluido que se represaron al menos 30.000 procesos durante el paro, con un costo mínimo para el país aproximado de $300.000 millones. Aun es incierto que los trabajadores repongan las horas que dejaron de trabajar.

El Gobierno entrega entonces $1,2 billones a la rama judicial gradualmente desde 2013 hasta 2018. Una vez más, el mecanismo de presión, que a veces se convierte en extorsión, funciona para apretar al gobierno. La Reforma a la Justicia fue enviada a la papelera desde que en una alocución presidencial Santos dijo que los congresistas “le habían hecho trampa al país”. Uno de los ingredientes de esa fallida reforma, era este aumento o nivelación salarial que pedía la rama.

También quedó en evidencia que Asonal Judicial tiene profundas divisiones internas, ya que en tres ocasiones la ministra Correa salió a medios a decir que había un acuerdo y los voceros judiciales tuvieron diferentes versiones sobre lo que pensaban. Ayer en la mañana el paro se fue levantando a medias pues mientras Asonal se puso de acuerdo, hubo atención parcial en unos despachos. Como siempre el colombiano del común termina viéndose afectado con las demoras y poca agilidad de servicio judicial.

Ñapa: Hay muy poco ambiente en el gobierno para el trámite de la recientemente radicada ley antimonopolio en telecomunicaciones, iniciativa de los senadores Juan Mario Laserna y Jorge Enrique Robledo. Aún no se ha citado al primer debate y la bancada gobiernista no ha recibido instrucciones al respecto. Por otra parte los operadores de esa industria, diferentes al dominante, preparan una fuerte comunicación pública de apoyo a la iniciativa. La pelea apenas comienza, en donde será gran protagonista el reconocido lobbyista Javier Hoyos Arboleda.