El director de la Dian, José Andrés Romero, entregó una cifra impresionante esta semana, confirmando que a la fecha la entidad ya se encuentra procesando en promedio cinco millones de facturas electrónicas diarias. El gigantesco volumen requiere de unos procesos detallados y de una tecnología robusta para ese tamaño de gestión de datos.

A medida que todos los pequeños comerciantes e independientes vayan migrando a facturación electrónica, el volumen va a crecer a un ritmo significativo. En los próximos 10 años, de acuerdo con el Conpes 3993 de 2020, la entidad va a poder invertir unos US$250 millones (aproximadamente $990.000 millones) en diferentes procesos de modernización tecnológica.

Las declaraciones de Romero se dieron en el marco de un evento de tecnología organizado por la Ccit y su tanque de análisis para presentar el documento “Recomendaciones para el avance de política pública de nube primero en Colombia”. Otros funcionarios del Gobierno como el Alto Consejero para Asuntos Económicos y Transformación Digital, Víctor Muñoz; y el Superintendente de Sociedades, Juan Pablo Liévano, expusieron sus puntos de vista sobre la migración a nube que se está dando actualmente en algunas entidades del Estado. Colombia Compra Eficiente firmó un Acuerdo Marco de servicios de Nube Pública en donde las condiciones para contratación y prestación de servicios quedaron diseñadas.

A nivel mundial, únicamente cuatro compañías tienen soluciones de nube robustas, seguras y experiencias probadas: Google, Microsoft, Amazon Web Services y Oracle. Todas ya se habilitaron en Secop II y están listas para ofrecer sus tecnologías. Se incluyeron sus distribuidores locales autorizados, lo que quiere decir que muy pronto a nivel de precios y competencia viene una etapa dinámica en el mercado.

Romero informó que la solución que se va a contratar para migrar a la nube en la Dian será de múltiples proveedores. La Dian estará entonces en varias nubes, lo que me parece muy bien pues les da juego y opciones a varios proveedores de demostrar su capacidad en ejecución. Explicó que algunos datos transaccionales y de los contribuyentes seguirán estando almacenados en nube propia, lo cual es normal en muchos países.

En el mediano plazo, seguramente cuando se conozcan en operación los niveles de servicio, es posible que se reduzca el número de proveedores a uno solo. Es clave en este tipo de soluciones lo que se conoce como Saas, por sus siglas en inglés Software as a Service. Esto quiere decir que aplicaciones, analítica y otros procesos con datos, son operados y administrados por una compañía tercera también.

Esto les ahorra a las entidades tener que contratar, administrar y entrenar a ingenieros de sistemas propios y su costo directo asociado. Software como servicio va a ser un gran legado de Romero, porque seguramente van a llegar muy pronto a identificar con Inteligencia Artificial, contribuyentes morosos, posibles fraudes, corrupción en aduanas y otras anomalías que siguen existiendo desde la creación del célebre sistema Muisca. Implementar rápido una parte de lo que tiene diseñado el Conpes, requiere un profundo cambio cultural en los funcionarios de impuestos. No sabemos si todos están preparados para irse a las nubes.