Analistas

Fuego cruzado en los parques

Aquí el audio de esta columna

El Ecoturismo es una industria que mueve millones de viajeros al año en diferentes regiones del planeta. En el panorama del posconflicto y la nueva economía que nuestro país quiere implementar, sin duda el turismo hacia las regiones y sobre todo el ecoturismo, puede ser un ingrediente muy atractivo para impulsar el PIB. Tenemos la posibilidad de desarrollar las zonas apartadas de nuestra geografía con nuevas industrias. La verdad hoy Colombia no es la prioridad cuando se habla de turismo internacional, y mucho menos con respecto al ecoturismo. Con la excusa de la paz, Procolombia, la cancillería por intermedio de las embajadas y consulados, y otras entidades del estado han venido intentando aumentar los viajeros hacia nuestro país. La gran oportunidad desaprovechada, según expertos de la industria del turismo, es precisamente el Ecoturismo. Por otra parte, están las voces ambientalistas que prefieren dejar los parques tal como están y no explorar la posibilidad de aumentar el número de turistas.

Un reciente decreto del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo intentó mezclar la visión comercial y ambiental para regular la llegada de los turistas a los parques (Ver pdf 1). La publicación por supuesto generó molestias, ruido en el mercado y como siempre pasa, la mitad quedaron descontentos y la otra mitad preocupados. Hay serios cuestionamientos sobre los detalles de la implementación. Recientemente la ministra Maria Claudia Lacouture dijo en que el problema de los parques, “no son los turistas sino la minería ilegal, la ganadería y los cultivos ilícitos”. Ha intentado explicar el decreto y va dentro de la tendencia mundial de explorar nuevas experiencias más cercanas a la naturaleza que buscan los millenials en sus viajes. Lacouture tiene razón en algo, y es que ya hay un turismo que se viene dando en algunos parques y lo mejor es intentar regular y profesionalizar la actividad que hoy explotan a veces los piratas de la industria.

Colombia tiene 1,4 millones de visitantes a los parques nacionales. De los 59 parques naturales, 26 son visitados habitualmente por turistas nacionales, y un grupo marginal de 150 mil extranjeros. 11 de esos 26 parques se vienen trabajando en conjunto entre Parques Nacionales y los ministerios. Un 75% de esos viajeros, se concentra en los dos más atractivos que son las Islas del Rosario y el Parque Tayrona. Hay zonas por desarrollar para que inclusive un menor número de turistas (de otros perfiles) desarrollen las economías paralelas de las regiones aledañas.    

Si Colombia pasa de 1,4 millones de turistas a 1,6 millones, por ejemplo, lo ideal es que esos 200 mil adicionales sean extranjeros de alto nivel, que dejan en el país un gasto promedio suficiente para subsidiar el de aquellos turistas que dejan un gasto inferior a los 50,000 pesos por visita, que es la gran mayoría. Estos ingresos adicionales pueden ayudar muchísimo a que Parques Nacionales tenga más recursos para la conservación ya que el presupuesto de 60 mil millones actual que tienen solamente alcanza para administrar el 10% del área terrestre.

Julia Miranda lleva 13 años al frente de Parques Nacionales, y es la experta que conoce las realidades de los mismos. Hace 5 años, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) le otorgó el Premio Fred Packard por su valioso servicio en las áreas protegida en nuestro país. Hoy esta excepcional funcionaria se encuentra en una coyuntura complicada. La lucha de poder que se ha desatado entre los ministerios de Medio Ambiente y el de Industria, Comercio y Turismo tienen a Parques Nacionales en medio de un fuego cruzado. Para resolver las diferencias, es importante que los ministros se dejen guiar por Miranda. Los aspectos claves del ecoturismo deben ser: sistemas ambientalmente responsables, proyectos económicamente sostenibles e integrar a la comunidad local para generación de empleo. Suena sencillo pero muy difícil de implementar. Evitemos el fuego cruzado.