Analistas

El comisionado fantasma

El biólogo y experto en eventos deportivos Alberto Guzmán Ramírez lleva casi 5 años contínuos como miembro de la liquidada Junta Directiva de la CNTV. Guzmán es diverso en su formación académica. Estudió ventas, mercadeo, gerencia internacional, y sabe de licitaciones, contrataciones y consultorías. Tiene más de 30 años de experiencia laboral.

Su primera escala en la Junta directiva de la CNTV terminó con duros cuestionamientos, ya que a pesar de haber terminado su período fijo que duraba desde el 28 de febrero de 2008 hasta el 28 de febrero de 2010, siguió participando en las decisiones que tomaba la Comisión en la licitación del tercer canal. Guzmán argumentaba que no podía dejar el cargo hasta que llegara su reemplazo, pues en esa época la Registraduría estaba en proceso de elecciones presidenciales y la entidad decidió dejar la elección de comisionado para después.

En Mayo de 2010, Guzmán tuvo un aterrizaje forzoso en la calle. El entonces director de la CNTV, Eduardo Osorio, lo sacó al recibir un concepto de la Procuraduría, que decía que las decisiones tomadas por Guzmán en junta serían inválidas por estar vencido su período. Luego de su salida, Guzmán buscó su reelección en el cargo con una fórmula conocida. Algunas personas que trabajaban para él en la CNTV se postularon como candidatos.

De esta manera Tatiana López (esposa del cuestionado empresario de televisión comunitaria Alberto Pico), Harold Salazar y Adriana Gómez eran sus aparentes "rivales".  Pero a la hora de ir a la Registraduría terminaron votando por él. Un asunto que Guzmán les agradeció y posteriormente fueron nombrados nuevamente en la CNTV como sus asesores.

La reelección se materializó en septiembre de 2010 con un periodo constitucional de dos años. Es decir, que en teoría, acabaría su trabajo en septiembre de 2012. Pero vendría una mala noticia para Guzmán. En enero de este año, el presidente Santos firmó el decreto que le dio su punto final a la CNTV y creó la ANTV.

Como existían dudas sobre los periodos de los comisionados luego del galimatias jurídico que se formó por la liquidación de una entidad y el inicio de otro, la Comisión solicitó a la Presidencia de la República un concepto que concluyó que el periodo del comisionado encargado Carlos Téllez finalizó y que desde el 10 de abril, no existe la Junta Directiva. Segun la ley 182 desaparecen las funciones de los Comisionados de Televisión pues sólo podrían ser ejercidas cuando existiera la Junta.

Desde que se inició la liquidación de la entidad, Guzmán esta muy compungido. Aduce hacer parte del retén social que aplica para madres cabeza de familia, discapacitados y prepensionados. Por eso, Guzmán lleva varios meses devengando un poco más de 22 millones de pesos mensuales sin realizar función alguna. Pero tiene mayores pretensiones: seguir cobrando su salario hasta septiembre de este año, o hasta que se liquide del todo la entidad, si es que esto ocurre antes.

Debo aclarar que nunca he sido funcionario público y no estoy familiarizado con las normas ni el código que cobija a las personas que trabajan en dichas entidades. Sin embargo, los funcionarios también deben tener ética. Un servidor público debería infundir respeto y ser un ejemplo para todos quienes estudian y se preparan para servir al estado. Es lo que todo el país espera, especialmente cuando hemos tenido congresistas, concejales, alcaldes, gobernadores y otra serie de personajes macondianos en cargos de decisión y que ahora se encuentran investigados o en la cárcel.

Sin ir más lejos, Pablo Escobar Gaviria, tan recordado por estos días gracias a Caracol Televisión, fue Representante a la Cámara. Por eso desde esta tribuna periodística y en nombre de la ciudadanía le solicito al ex comisionado Guzmán, de la manera más amable que se aparte elegantemente de su inexistente cargo. Recibir un salario que devenga menos del 1% de la población de este país y a costillas de erario no tiene presentación. Su tiempo podría dedicarlo mejor a preparar su defensa en el juicio fiscal al que ha sido llamado por la Contraloría por presunto detrimento patrimonial. ¿Y la Procuraduría? bien gracias, me dijo un amigo.