Analistas

Banqueros en las drogas

Se acaba de conocer en el mercado farmacéutico colombiano una importante inversión realizada esta vez por una entidad financiera, a diferencia de las múltiples operaciones registradas por laboratorios nacionales y multinacionales en los últimos meses. El sector farmacéutico lleva una dinámica de crecimiento en los últimos años muy interesante. Producto de este impulso, muchos jugadores internacionales han puesto sus ojos en adquirir laboratorios nacionales; esto ha permitido tener un crecimiento superior a los dos dígitos, llegando aproximadamente a 25% en los últimos 5 períodos.

 
Bancolombia en su área de banca de inversión recomendó tomar posición propia y realizar una inyección de capital en las empresas Grupo AVE.
 
El grupo cuenta con Vitalis, su comercializadora y principal marca comercial, Vitrofarma S.A, su laboratorio farmacéutico, así como un grupo de empresas que hacen maquilla, envases y desarrollan toda la cadena productiva, para competir principalmente en el mercado de los medicamentos genéricos.
 
Los grandes bancas de inversión históricamente han ingresado o financiado a diversas industrias. Iniciando el Siglo XX, J.P. Morgan por ejemplo financió la Guerra Mundial para varios países con los famosos bonos que estructuró y posteriormente ayudó a materializar varias locuras empresariales, entre otras la construcción del Titanic.
 
La familia Rothschild, entre otras movidas financieras, en el Siglo XIX permitió al gobierno británico adquirir una importante participación en el famoso Canal de Suez. En los años 90, la banca de inversión de Corfivalle participó activamente en la transformación y privatización de las electrificadoras. No es la primera vez que la banca de inversión mira con buenas proyecciones a la industria farmacéutica, aunque sí es novedoso que se haga en Colombia.
 
Jorge Botero, vicepresidente de Inversión de Bancolombia se refirió así a la operación: “esta inversión que hacemos en una planta farmacéutica permite apoyar en el crecimiento de una compañía que tiene un futuro importante y que beneficia al país en términos de salud. Esta fue una industria de interés para nosotros. Hemos tenido inversión en el sector de concesiones de transporte, vial, portuario, inmobiliario, centros comerciales y energía pero nunca habíamos puesto los ojos en este sector. La industria farmacéutica puede impactar positivamente en la salud de los colombianos, además de tener ventajas competitivas en el tiempo frente a otros negocios.”
 
Por su parte el vocero del Grupo AVE, Wei-maa Hung Varela, explica cómo se tomó la decisión de asociarse con la entidad financiera, luego de haber descartado varias ofertas de prestigiosas farmacéuticas internacionales: “en términos de generación de empleos en Colombia y riqueza para un país esta transacción marca un punto importante”.
 
Y agregó: “fortaleciendo la industria farmacéutica se podrá alcanzar el objetivo de tener salud y cobertura universal para todos los colombianos, ya que estamos mejorando la calidad de vida de las personas dándoles un fácil acceso a medicamentos de calidad con precios razonables. Con esta transacción podremos mejorar nuestra productividad y con ello acercarnos cada vez a la necesidades de nuestro mercado.”
 
La operación permite a Bancolombia ingresar como inversionista minoritario. El laboratorio sigue manteniendo el control, la administración y el desarrollo estratégico de todo el grupo.  El ingreso de Bancolombia le traerá a la empresa conocimiento financiero para efectos de mejorar y estructurar adecuadamente todos los proyectos de inversión y expansión. Adicionalmente el grupo buscará apalancarse en la experiencia internacional del banco para ampliar su alcance en los mercados en el exterior.
 
 Las operaciones de posición propia de la banca en si mismas no son buenas ni malas, ya que dependen de los detalles del acuerdo de accionistas y el proceso que desarrollen de “matrimonio” financiero.
 
En la teoría, así como le dicen a sus clientes, el banco empieza a diversificar sus posiciones propias de una manera gradual y ponderada, ingresando a nuevos mercados. Algo bien distante de lo que intentó hacer Interbolsa en la fallida y cuestionada operación de Fabricato y los repos. Bienvenida la diversificación y que buen momento para una empresa colombiana que se resistió a las ofertas de sus competidores y prefirió esperar para crecer, apalancarse y construir alianzas que le permiten alistarse para competir en una nueva realidad del mercado farmacéutico mundial.
 
Ñapa: quedó demostrado durante 2012 que la Comisión de Regulación de Comunicaciones es absolutamente inoperante en el mercado de las comunicaciones móviles. El anterior director fue recusado con éxito, luego renunció y el nuevo director va a finalizar el año sin ninguna decisión efectiva sobre las tarifas, la calidad o el mercado. Se llegó a diciembre y mientras muchos piden más regulación los únicos que ganaron el año con sus honorarios fueron los abogados externos.