Analistas

“A ganar como sea”

GUARDAR

La conferencia de prensa que ofreció la Selección Colombia ayer en Kazan, para medios colombianos, tuvo la presentación del volante experimentado Abel Aguilar y de nuestro delantero estrella, Radamel Falcao García.

El samario sentenció que el partido del domingo próximo es una final adelantada para nuestro país. “Hay que ganar como sea” fue el titular de algunos medios deportivos internacionales en boca de un jugador que muy pocas veces ofrece declaraciones explosivas o que sean políticamente incorrectas.

Falcao mencionó que el estilo histórico de esta selección de Pékerman es el de buscar los resultados pero también observando la forma de llegar a ellos como algo muy importante, pero que en esta ocasión vamos a tener que hacer como en otros equipos del continente en donde la prioridad es el resultado final y no el cómo se llega a éste. Un poco de filosofía maquiavélica nunca cae mal en una rueda de prensa.

La afición quedó desconcertada desde antes del partido contra Japón, cuando se conoció la nómina inicialista con varios cambios que nadie esperaba. Los colegas de varios medios deportivos daban por hecho que jugaría Luís Fernando Muriel y nadie imagino la inclusión de José Herbert Izquierdo, tampoco la presencia de Lerma.

Ingresar con tantos debutantes fue arriesgado y los japoneses cobraron muy caro nuestro primer error empezando el juego. Mano, roja a Sánchez y penal todo en menos de cinco minutos que nos dejó desinflados y desconcertados.

Los miles de colombianos aquí en el Mundial no veían por dónde se podían reestructurar las líneas, y luego el técnico sacó a Juan Guillermo Cuadrado para intentar volver a una figura razonable. Minutos después el empate de tiro libre con Quintero, un jugador que ha estado en Italia, Francia, Portugal y Argentina pero sólo ha sido titular en el Deportivo Independiente Medellín. En el resto de clubes ha sido sistemáticamente suplente.

Para el segundo tiempo nos la jugamos con Bacca y James Rodríguez pero el equipo asiático enredó el partido, marcó un segundo gol de tiro de esquina y el resto fue una magistral administración de ellos del hombre de más. Este tipo de partidos que son realmente un accidente, dejan al equipo mal parado en la tabla y con serias dificultades para avanzar a octavos.

Del segundo juego se observó que Polonia y Senegal tienen mayor capacidad física que varios de los nuestros. Toca buscar los seis puntos y ganarle a Polonia suena algo optimista, pero se puede lograr si se ponen de acuerdo en el campo de juego, algo que suena obvio pero que a veces simplemente no ocurre.

La expectativa de la afición colombiana era gigante, muchos jugadores llevan varios años en las mejores ligas de Europa y cada semana enfrentan partidos contra rivales durísimos. Hay hinchas que manifestaron en las redes sociales un sentimiento similar al del inicio de Mundial Estados Unidos 94 cuando perdimos con los Hagi y los rumanos.

Es insólito que le ganamos a un favorito como Francia en París hace pocos meses y mientras ellos ya pasaron a segunda ronda ganando a los peruanos y australianos, nosotros tendremos calculadora en mano hasta la última fecha, si es que le logramos ganar a Polonia de Robert Lewandowski.

Toca usar todas nuestras armas, la fe intacta, la malicia indígena, la actitud, las mañas, el agüero, el mal de ojo, lo que dijo Falcao: como sea. De esta salimos, nos recuperamos. Tenemos el talento sólo es cuestión de organización. ¡Vamos Colombia!

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés