Analistas 14/11/2020

Tecnología en tiempos de Biden

Joe Biden es hoy el Presidente Electo de los Estados Unidos y su postura frente a los gigantes de la tecnología y las redes sociales puede tener un impacto importante en el futuro de estas empresas. Mientras el mandato del presidente Donald Trump se ha caracterizado por un enfrentamiento sin precedentes con China, donde compañías como Huawei y Bytedance (la empresa detrás de la plataforma TikTok) han sido víctimas de disputas legales, regulación e incluso prohibición para hacer negocios en los Estados Unidos. Biden no pareciera estar tan interesado en alterar la relación de Estados Unidos con China, lo que sería una victoria para Silicon Valley.

En general, la relación amistosa de Biden con Sillicon Valley viene desde de la administración Obama, un período en el que los ejecutivos de tecnología influyeron de manera significativa en Washington. Todavía es muy temprano para saber si el Presidente Electo podrá imponer su posición y avanzar algún tipo de legislación que afecte a las compañías de tecnología en los próximos cuatro años, particularmente con la posibilidad de que los republicanos mantengan una mayoría en el Senado.

Históricamente, Joe Biden ha mostrado desconfianza hacia el poder de las gigantes tecnológicas, lo que hace esperar que venga más control y regulación. Como candidato, el ahora Presidente Electo, se fue lanza en ristre contra Facebook por la posición que esta red social tomó a la hora de contener la difusión de desinformación y noticias falsas. El haberse llevado la victoria en las elecciones sitúa al nuevo gobierno en posición de hacer algo al respecto y seguramente se plantearán medidas para regular la competencia, la innovación y la política de contenido de las plataformas de redes sociales.

Un tema álgido que seguramente será parte de la agenda de la administración es la permanencia del artículo 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que proporciona cobertura jurídica a las plataformas de internet por el contenido que publican los usuarios, algo con lo que Biden ya ha manifestado su descontento e incluso a principios de año propuso que se acabara con el blindaje de responsabilidad para los dueños de las plataformas.

En los últimos años, las autoridades gubernamentales de Estados Unidos han cambiado su postura frente a las grandes empresas tecnológicas del país, las cuales a principio de este siglo fueron acogidas como motores económicos e historias de éxito nacionales, pero recientemente han sido objeto de críticas y desconfianza particularmente en temas como la protección de datos, la privacidad y la seguridad del consumidor. Biden estará bajo una gran presión para aplicar mano dura a las grandes plataformas y de seguro acudirá a decretos o agencias federales e incluso a órdenes ejecutivas para impulsar cambios que afectarán a empresas como Apple, Amazon, Facebook y Google, particularmente en lo que concierne a limitar el poder de mercado que hoy poseen.

Un tema donde las empresas de tecnología esperan un recibimiento más cálido de la Administración de Biden es el de la inmigración, luego de duras luchas contra el gobierno del presidente Trump sobre las restricciones de la visas H-1B que son usadas por estas compañías para traer talento extranjero particularmente en áreas como la investigación y el desarrollo de software.