Analistas

Logística como ventaja competitiva

GUARDAR

Javier Villamizar

Hace tiempo que Amazon, el gigante del comercio electrónico con casi un 50% de participación de mercado en Estados Unidos, está dando pasos para reducir su dependencia en las compañías de logística y transporte de mercancías tradicionales como los servicios postales locales y jugadores globales como FedEx, DHL y UPS. La estrategia de Amazon, que apunta a convertirse en una compañía todopoderosa que no dependa de nada ni de nadie para triunfar ya ha sido probada con éxito en el campo de los servicios “Web” a través de su plataforma “Amazon Web Services”, siendo hoy la plataforma líder de servicios en la nube por encima de Microsoft y Google.

En el tema logístico, una componente estratégica para la evolución del comercio electrónico, históricamente ha habido una alta dependencia de las compañías de mensajería y paquetería, que para empresas como AliBaba y Amazon a largo plazo pudieran convertirse en su talón de Aquiles o al menos en un cuello de botella para la evolución de su oferta de servicios. Al fin y al cabo, aparte de un buen precio, el tiempo de entrega de un producto se vuelve la variable más importante a la hora de decidirse a comprar en una tienda virtual o una de ladrillo.

Es así como en los Estados Unidos, Amazon opera su flota propia de camiones y aviones y tiene planeado convertirse en su propio operador logístico. Prácticamente la mitad de sus envíos en los Estados Unidos son hechos a través de su red logística propia, dejando al servicio postal (empresa del gobierno) con cerca del 20% y a los operadores privados FedEx y UPS con una participación menor al 20% del total de los envíos. Claramente Amazon está emprendiendo una cruzada para controlar de manera más estrecha su cadena logística para acelerar las entregas y reducir el costo de la misma.

La red logística de Amazon dispone de cientos de centros de distribución repartidos por todo el mundo, una infraestructura que utiliza para vender productos propios y de terceros, pero que adicionalmente pone a disposición de miles de pequeños, medianos y grandes comercios que la aprovechan para vender en línea a nivel mundial.

Algo por lo que se destaca Amazon y que la ha hecho motivo de admiración es su constante innovación y en el tema logístico no se quedan atrás, como lo demuestra la estrategia anunciada hace unos meses de “franquiciar” a individuos y pequeñas compañías el servicio de repartir paquetes de Amazon. El plan de Amazon es apoyar a personas naturales, incluyendo sus propios empleados, a utilizar sus propios vehículos para hacer entregas de pedidos, en un formato similar a como lo hacen cuando trabajan para empresas como Uber, Lyft o Didi. Adicionalmente, Amazon quiere incentivar a pequeños empresarios a fundar sus propias compañías de reparto, rentando camiones y contratando conductores con la promesa de que la empresa les facilitará el acceso a un volumen consistente de envíos, acceso a herramientas de alta tecnología, formación práctica y descuentos en bienes y servicios (incluyendo seguros), uniformes y vehículos personalizados.

No es descabellado pensar que una vez esta infraestructura logística haya sido implementada, probada, mejorada y optimizada internamente y una vez se haya logrado una economía de escala importante, la compañía implementará un “playbook” similar al utilizado con Amazon Web Services y buscará incrementar sus ingresos ofreciendo una red logística global como parte de su portafolio de servicios a otras empresas.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés