Analistas

Dell: Sobreviviendo en la era Post-PC

Dell, la compañía fundada en 1984 por Michael Dell y que fuera por muchos años líder en la industria de los computadores personales luego de haber destronado al mismo IBM, parecer haber tirado la toalla en la batalla contra el imparable éxito de los teléfonos inteligentes y tabletas. La empresa que en 2013 fue sacada de la bolsa en una billonaria transacción encabezada por el mismo fundador, fracasó en su intención de penetrar el mercado móvil luego de numerosos intentos fallidos, incluso de la mano de ejecutivos traídos de compañías otrora líderes de la telefonía celular como Motorola.

La movida mas reciente en su intento por sobrevivir en un mercado hipercompetitivo es la adquisición de EMC, una compañía fabricante de equipos de almacenamiento que también lleva varios años en declive debido a la migración que han hecho las empresas hacia la “nube”. 

Según el anuncio de Dell, la compra de EMC “creará la compañía tecnológica privada más grande del mundo” en un mercado como el de la informática que alcanza un volumen de US$2 billones. Esta afirmación aunque cierta y que tiene un sabor agradable para muchos analistas de la industria, parece mas bien una cortina de humo para encubrir el hecho de que compañías como Amazon, Microsoft, Google y el mismo Apple, se han convertido en los nuevos reyes de lo que el mismo Steve Jobs y posteriormente el CEO de Microsoft, Satya Nadella, han designado como la era “Post-PC” y donde Dell no ha podido encontrar el camino para mantenerse relevante. Esta nueva etapa de la computación, que no es mas que la evolución de la forma en que interactuamos con los sistemas informáticos, está marcada por el constante desplazamiento de los usuarios de los sistemas de escritorio hacia plataformas móviles, dándole mayor relevancia y acelerando el crecimiento de la infraestructura virtual de soporte a esos dispositivos, es decir la “nube”. 

En el primer trimestre de 2015, en los Estados Unidos ya había más personas que sólo acceden a Internet con un dispositivo móvil que usuarios que sólo usan un computador personal, una tendencia que se veía venir desde hace varios meses y que es incluso mas marcada en mercados emergentes donde precisamente el teléfono celular o las tabletas son en muchos casos el primer dispositivo que algunos usuarios tienen en su vida para navegar la red.

Y como si fuera poco el efecto que Apple produjo en la industria de los computadores personales con la introducción de los iPads y el liderazgo que ha continuado ejerciendo en el diseño de computadores portátiles, hace un par de semanas, Microsoft, que se había mantenido al margen de la fabricación de computadores personales, anunció el Surface Book, poniéndose en competencia directa con Dell, HP, Lenovo y los demás fabricantes que hasta hace poco eran sus clientes y aliados.

La adquisición de EMC por parte de Dell, lo convierte en un monstruo gigantesco en una industria muy diferente a la que originalmente le dio sus mayores éxitos y requerirá de mucho esfuerzo y tiempo para lograr una integración efectiva y que genere las famosas “sinergias” que siempre se aducen en este tipo de transacciones. El historial de movidas de esta magnitud en la industria de la tecnología está plagado de fracasos como lo fueron la adquisición de DEC por parte de Compaq y su posterior fusión con HP.  

Aparte de lo complejo de manejar la adquisición, Dell tendrá que decidir que hace con la que muchos consideran “la joya de la corona” en esta transacción, la compañía de software de virtualización VMWare, de la cual EMC posee un 81% y genera más de la mitad de las ganancias. Dell enfrentará el dilema de decidir entre venderla o integrarla, lo cual podría generar una reacción negativa por parte de los clientes que siempre la han visto como una plataforma abierta.

A la luz de los resultados negativos que IBM, HP y otros han mostrado en los últimos trimestres, la pregunta que el mercado se está haciendo es ¿quién será la siguiente compañía de hardware que será adquirida?