.
Analistas 05/04/2022

Renovables para la seguridad

Isaac Dyner
Decano Facultad de Ciencias Naturales e Ingeniería - U. Jorge Tadeo Lozano

Independiente de ideologías, una política energética de mediano plazo para Colombia que sea coherente, robusta y responsable solo podrá fundamentarse en electricidad proveniente de fuentes renovables. Los errores a este respecto podrían traer consecuencias graves en términos de desabastecimiento, altos costos y contaminación.

Al mismo tiempo que el actual gobierno contrajo compromisos en materia ambiental - reducción en 51% las emisiones de carbono para 2030 - y una acelerada transición energética, partes importantes del sector, la sociedad y el gobierno están siendo inconsecuentes con estas apuestas. Aquí comienza el peligro al cual me refiero!

En medio de intereses particulares y desconocimiento técnico, se insiste, innecesariamente, en buscar un incremento de capacidad eléctrica fósil. Sin contar con la autogeneración, la Unidad de Planeamiento Minero Energético tiene inscritos proyectos renovables del orden de 14GW para 2026, lo cual sería suficiente para abastecer de manera segura al sector durante este cuatrienio, suponiendo ajustes en su reglamentación. Segunda advertencia.

No faltando evidencias sobre estos temas, algunos se obstinan en una transición energética sin la suficiente velocidad y estructuración. Adiciones de capacidad eléctrica fósil no solo son innecesarias y costosas, sino que, además, condenarían al sector a pagarla durante unos treinta años, afectando a la industria, a los más pobres y al gobierno, por los subsidios que estos conllevan. Parte importante de la capacidad térmica existente poco opera y, en épocas de eventos de escasez extrema, cuando más se requieren, lo hacen inadecuadamente y/o de manera onerosa. Mas de esta, solo agravaría la situación.

La actual crisis ambiental mundial, combinada con los problemas emergentes en las cadenas de suministros que nos afectan, así como los que son producto de la invasión de Rusia a Ucrania, prueban que la dependencia internacional de combustibles no es aconsejable.

Costa Rica, Uruguay y Noruega pueden estar tranquilas puesto que operan casi 100% del tiempo con energías renovables! Colombia podría también hacerlo, pero para esto debe proponérselo y ser cuidadosa en su implementación. De lo contrario, tendremos garantizado fracaso y frustración, con riesgos de apagarnos, así como de tener que asumir altos costos, otro llamado de atención acerca del cual podríamos profundizar.

Dada la “escasez” y los altísimos precios de los fósiles, Colombia solamente logrará seguridad eléctrica con las renovables en el corto y mediano plazo; nuestros excedentes, fósiles y renovables, podrán ser importantes para solidarizándonos con el resto del mundo durante la transición energética y, adicionalmente, tanto para mejorar las finanzas del país, como para contribuir con la reducción de emisiones de gases efecto invernadero.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA