Analistas

¿Plebiscito o elecciones cafeteras?

El próximo 6 y 7 de septiembre se realizarán las elecciones cafeteras para escoger miembros de los 370 comités municipales y 15 departamentales, con 374.215 cafeteros habilitados para votar, en cerca de 500 municipios.

Si bien para el país no tienen la trascendencia que revisten para el gremio, dada la naturaleza pública y abarcando la mitad de los municipios de Colombia, obliga a que la transparencia del proceso sea absoluta, y que todas las corrientes de opinión sobre el manejo de los asuntos cafeteros tengan la posibilidad de elegir sus voceros

Sin embargo con singular sorpresa hemos conocido el folleto donde se mencionan los 12 grandes logros de la Federación y sus comités, todos referidos desde el año 2009 al 2014, fecha de la elección del actual Gerente. Significa que ha decidido convertir las elecciones en un plebiscito a su favor, hecho inusual en la tradición de la FNC cuando los gerentes no intervenían, ni aprovechaban las elecciones para renovar sus mandatos.

La publicación compara las hectáreas renovadas, la densidad de árboles por hectárea, la edad, la productividad, las hectáreas resistentes a la roya, las exportaciones con valor agregado, los cafeteros en programa de café especial en las fechas de corte mencionadas, los resultados de las tiendas Juan Valdez, las visitas de los agrónomos, los kilómetros de vías atendidos, las toneladas de fertilizante vendidas, los alumnos educados, la inversión de los comités, inclusive el PIC.

No se pueden mostrar todos estos programas como un resultado individual, cuando absolutamente todos llevan años de ejecución y algunos hasta décadas. Esa es la escénica de la institución fundada hace 87 años. Los programas y el mandato de los cafeteros, siempre han estado por encima de la administración de turno.

Si bien este Gerente ha tenido dificultades internas y externas para consolidar su liderazgo, eso no permite utilizar el corte de los programas para convertir las elecciones en una evaluación de su gestión. Los gerentes cambian, pero las necesidades son similares en el tiempo, y los planes se definen por décadas, dada la naturaleza biológica del cultivo. Los resultados de hoy fácilmente obedecen a decisiones adoptadas hace diez o quince años.

El peligro de lo planteado, para aquellos aspirantes a listas que no tienen el aval de la administración, es que pueden ser tildados de estar en contra y rechazados por el simple hecho de tener una visión diferente. Bajo estas condiciones, los aspirantes, deberían exigir que a partir de la fecha, el Gerente no pueda participar en foros cafeteros en ninguna región del país, escenario propicio para enviar mensajes subliminales y lanzar apoyos a listas de sus afectos.

Este puede ser un paso gravísimo de politización de la Federación, a no ser que se pretenda instaurar la elección popular del Gerente, por voto directo de los cafeteros, para periodos de cuatro años y, utilizar esta elección como la primera prueba.

Para la administración, “el coco” de esta elección es la aspiración de los líderes cafeteros, todos productores, que participaron en el paro cafetero del 2013. Como lo he sostenido en esta columna, pueda ser que logren su curul; su presencia legítima la institución, y traslada la lucha de las diferentes líneas de pensamiento sobre el manejo de los asuntos cafeteros a la mesa de diálogo interno, donde se resuelvan los problemas por mayoría absoluta y ya no por consenso. No más la puerta cerrada al diálogo con agremiados.

Lección de apertura democrática la que dan al gremio Don Iván Arango, legendario dirigente elegido en Antioquía en los últimos 30 años como miembro del comité departamental y Guillermo Gaviria, vocero y autoridad del Paro Nacional Cafetero, quienes de manera ejemplar, después de amplio diálogo en su región sobre los puntos fundamentales, han resuelto aspirar en la misma plancha como principal Arango y suplente Gaviria.