Analistas

La mentira de Toro

GUARDAR

El pasado 3 de septiembre el representante a la Cámara por Bogotá, Mauricio Toro, escribió un tuit que llamó mi atención al afirmar que “#ClaudiaMeRepresentaPor...que tiene la mejor propuesta de emprendimiento para la ciudad de Bogotá! Con su trabajo impulsaremos a miles de micros, pequeños y medianos empresarios!”

Al ver este tuit, revisé de nuevo el programa de gobierno de Claudia López, pues si este congresista -que se hizo elegir con las banderas del emprendimiento- realizaba tan categórica afirmación podría ser que de mi parte no hubiera leído con rigurosidad el planteamiento de la candidata para el ecosistema emprendedor de la ciudad y, por ende, merecía una segunda mirada para darle crédito si su dicho estaba en lo correcto.

Desafortunadamente y con extrañeza encontré que, al contrastar la afirmación del congresista Toro y el programa de gobierno de la candidata López, no solo se trata de una conclusión irresponsable, populista y carente de realidad, sino que desilusiona quien en teoría (sin importar su bandera) era del ADN del ecosistema e iba a hablar con la verdad a pesar de los intereses políticos a su alrededor. Dejando de lado esto, quiero demostrar las razones por las cuales es evidente que no solo López no sabe de emprendimiento, sino que aprovecha la inclusión de dicha palabra en su programa sin convicción y entendimiento del funcionamiento de las pequeñas y medianas empresas como por no dejar de lado una discusión que ha estado en la agenda país en los últimos meses.

La inclusión de frases como “impulso a proyectos de emprendimiento femenino, innovación y emprendimiento del deporte” y “aumentaremos la masa crítica de emprendedores mediante la exposición de estudiantes de los colegios públicos de Bogotá a experiencias de emprendimiento” denota el profundo desconocimiento técnico de López y su equipo en esta materia, al pensar que el emprendimiento es una solución para todos los problemas y con esto estar a tono con la conversación nacional. Es seguro que Claudia López y su equipo conocen y dominan muchos temas, pero el diseño de políticas públicas orientadas a incentivar el crecimiento de la economía de la ciudad por conducto de su tejido empresarial no es uno de ellos.

Es peligroso hablar de emprendimiento en la vida de un estudiante. ¿Por qué? Veámoslo con un ejemplo: se invierten millones de pesos en prevención del embarazo estudiantil porque sabemos que no es el momento indicado para tener hijos, por lo que no tiene sentido técnico que queramos motivar a un estudiante a crear empresa por esta misma y sencilla razón. Está probado que la mayor mortalidad empresarial está dada en esa mezcla de inexperiencia e incentivos para emprender en la etapa estudiantil, por lo que es una aproximación equivocada al emprendimiento, desconociendo además la evidencia internacional en este punto.

Así es que, como conclusión a esta columna, debo decir que un plan de gobierno que no inspire a la acción, sin foco en este y muchos otros aspectos y sin claridad acerca de cómo se piensan lograr sus metas debe ser expuesto y condenado por irresponsable -igual que el representante Toro y su tuit-, pues en un momento de coyuntura parece importar más la búsqueda del poder jugando a ilusionar con el emprendimiento que mejorar realmente las condiciones no solo de creación, sino de crecimiento empresarial en una ciudad que carece de política en esta materia desde hace más de 16 años.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés