Analistas 12/12/2020

La naturaleza, clave para el nuevo turismo

Colombia es uno de los países más biodiversos del mundo. Nuestra gran riqueza natural implica también la inmensa responsabilidad de cuidar y proteger nuestros recursos. En este sentido, creemos que el turismo tiene un papel fundamental.

En términos de biodiversidad a nivel mundial, Colombia tiene una gran abundancia: es el destino líder en diversidad de aves y orquídeas; el segundo en diversidad de plantas, anfibios, peces y mariposas; el tercero en diversidad de reptiles y palmas; el cuarto en mayor diversidad de mamíferos; y, además, se encuentra entre los 15 países del mundo con mayor área de cobertura vegetal.

Proteger nuestras joyas ambientales es un deber de todos y el sector del turismo está dando pasos importantes para cumplirlo. De hecho, el país va a la vanguardia a nivel mundial, pues está trabajando por implementar prácticas sostenibles y conscientes a través de actividades turísticas para conservar la naturaleza, la riqueza cultural, generar progreso en las comunidades e incluir poblaciones minoritarias en procesos de desarrollo social y económico.

La modificación de la Ley General de Turismo de 1996, liderada por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, busca fortalecer aspectos de sostenibilidad ambiental en el sector, implementando mecanismos de conservación, protección y aprovechamiento de los atractivos turísticos, además de otros puntos que contemplan la competitividad y la reactivación de la industria.

La misma cartera lanzará próximamente su Política de Turismo Sostenible, un proyecto que se lleva trabajando desde hace meses y el cual es una herramienta necesaria para poner a la sostenibilidad como un pilar fundamental en la cadena del turismo. Su objetivo es garantizar la conservación y uso responsable de los recursos naturales y generar valor agregado y diferenciación para el país a través de actividades turísticas.

Estos avances son tan importantes como oportunos. La Organización Mundial del Turismo ha dicho que la sostenibilidad debe ser la norma general para llevar a cabo todos los segmentos de la industria, sobre todo luego de la pandemia, una etapa que abrió el debate de cómo entendemos y vivimos el turismo.

Es así como la recuperación de la industria depende en gran parte de propiciar proyectos en pro del medio ambiente, la cultura y las comunidades, pues estas iniciativas serán cada vez más demandadas por el nuevo turista. De hecho, el World Travel & Tourism Council luego de un estudio que realizó el pasado septiembre concluyó que el 73 % de las personas encuestadas para su análisis tomarán en cuenta marcas y/o empresas con propuestas sostenibles que hayan surgido en esta etapa y un 58 % piensa más en el medio ambiente luego de la pandemia, es decir, se está despertando un interés renovado en los viajes responsables y conscientes con el medio ambiente.

Incluso la Adventure Travel Trade Association (ATTA) habla que la áreas rurales, pequeñas ciudades, pueblos, comunidades turísticas, parques y reservas nacionales son los destinos ideales para el distanciamiento social y que los viajeros se ven más inclinados a escoger estos lugares, lo que se convierte en una oportunidad de oro para Colombia, pues tiene 1.343 áreas protegidas y 59 áreas naturales pertenecientes al Sistema de Parques Nacionales Naturales de las cuales 24 son parques, santuarios y vías parques aptos para el ecoturismo.

Al entender que la tendencia apunta a que estas experiencias serán más demandadas, lo que aportará de una manera significativa a la reactivación de la industria, organizamos con grandes expectativas la octava edición del Colombia Nature Travel Mart, bajo un formato virtual, la macrorrueda enfocada en el segmento de naturaleza que año a año se consolida como una de las principales de la región, la cual generó una expectativa de negocios cercana a los 5,5 millones de dólares.

Este encuentro empresarial alcanzó número históricos: se inscribieron de 17 países 97 empresarios, un 46% más que en 2019 y, de estos, 87 asistieron por primera vez. Además, de 19 departamentos asistieron 95 empresas colombianas, un 30% más que el año pasado.

Estos eventos son el escenario perfecto para aprovechar estas oportunidades que se le presentan al país debido a su enorme riqueza natural. De toda la cadena turística depende que construyamos juntos un turismo responsable y sostenible en el tiempo, como lo he mencionado, queremos un turismo para los próximos 100 años.

Así que los invito a que aprovechemos de forma consciente nuestro potencial en biodiversidad, cientos de personas viven de las actividades derivadas del turismo de naturaleza y este es el momento de plantear un nuevo turismo que tenga un impacto positivo para el medio ambiente, para las comunidades y para los viajeros.

Sigamos adelante trabajando con compromiso y optimismo por este sector que seguirá siendo protagonista de la dinámica económica del país.